Reducen presupuesto de entidades fiscalizadoras del gobierno

Publicidad

Presupuesto 2011: Malas noticias para el balance de Poder

Por Danae Mlynarz°

Nuestro país carece de una institucionalidad con los necesarios checks and balance para impedir el abuso de poder y la arbitrariedad del Estado frente a sus ciudadanos. Sin embargo, en los últimos años han nacido dos instituciones que entregan ciertas herramientas para ello. La primera en entrar en funcionamiento fue el Consejo para la Transparencia y la aplicación de la ley 20.285 de Acceso a la información Pública y la segunda, es el Instituto de Derechos Humanos.

Hoy nos encontramos con la triste noticia que ambas instituciones figuran en el presupuesto de la nación para el año 2011 con inferiores recursos que los solicitados para su funcionamiento. Esta noticia nos debe preocupar puesto que:

          Son instituciones recién formadas y necesitan recursos para establecerse, desarrollar sus funciones y lograr la legitimidad de su actuar en la ciudadanía.

          Son instituciones que permiten avanzar en la falta de balance de poder dentro de nuestro Estado.

          Son instituciones que permiten defender y promover importantes derechos de las personas, por un lado, nada menos que los derechos humanos en su amplia gama y por el otro, el derecho a la información pública.

          Son instituciones que permiten que los ciudadanos desarrollemos accountability o control ciudadano frente al funcionamiento del Estado.

 

Un Estado que no fortalece sus nuevas instituciones las que sin duda favorecen el fortaleciendo de nuestra democracia, es un Estado que le tiene miedo a la ciudadanía, al balance de poder y a la fiscalización ciudadana. Por tanto, no deja de ser grave la señal que nos entrega el presupuesto 2011.

°Cientista Política, Trabajadora Social y académica. Columnista Panorama News

1 Comentario

  1. Estimada Danae:

    Muy interesante lo que ha escrito.

    Sin embargo, y por razones públicamente conocidas, las autoridades gubernamentales no están precisamente preocupadas de la transparencia de las instituciones, aunque ellas lo divulguen de modo permanente.

    Usted intenta abogar por el derecho de los ciudadanos a informarse adecuadamente y menciona las leyes en que tales supuestos derechos se consagran.

    Resulta ilusorio creer que, un Estado fundado en las más profundas desigualdades sociales e interesado en mantener el statu, se pretenda que éste esté dispuesto a transparentar sus decisiones.

    También, resulta imposible creer que el gobierno actual que demuestra día a día un absoluto desprecio por las necesidades de la gente – la misma que fue engañada en la elección presidencial pasada – esté inclinado a dar luces acerca de sus perversas intenciones.

    Todo lo anterior, en virtud de:

    a) La creciente concentración económica en unas pocas familias criollas y, otras, en compañías transnacionales.

    b) La creciente concentración de los Medios de Comunicación y partidarios iracundos del stablisment

    c) La concentración política parlamentaria en manos de la derecha a los que se suman importantes sectores de la Concertación, quines oscilan entre el inmovilismo y sus apoyos a las iniciativas parlamentarias de los sectores afines al gobierno.

    Por ejemplo ¿ Usted cree que al gobierno le interesa transparentar los antecedentes del caso Kodama lo que significaría una acusación constitucional en contra de la ex Ministra Matte ?

    ¿ Piensa usted que en el caso HidroAysén – donde el cuñado de Piñera ocupa un alto cargo en directorio de esta compañía y, que por su intermedio, se «donaron» un millón de euros a la fundación Integra que dirige la mujer de Piñera – el gobierno está dispuesto a legitimar el derecho a la información y todos los otros derechos que se le asocian ?

    Finalmente, entre muchos otros casos, si no hubiese sido por la acción fiscalizadora de la Contraloría, no se hubieran detectado importantes irregularidades con graves consecuencias políticas, administrativas, civiles y penales. Por ejemplo, el caso de la «gobernanta» de la Octava Región, Jacqueline van Rysselberghe, tal como ocurrió con Kodama.

    Cordialmente,

    Branco.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*