RODRIGO ROMÁN POR CASO BOMBAS: «CREO QUE MUCHAS DE LAS BOMBAS SON PUESTAS POR LA INTELIGENCIA DEL GOBIERNO»

Publicidad

Al abogado Rodrigo Román, quien lleva la defensa de los jóvenes imputados en el mediático “caso bombas” y que hoy cumplen 24 días en huelga de hambre en una prisión de máxima seguridad, no le entran balas. El pasado sábado 12 de marzo, en su oficina estalló una bomba de ruido que dejó con un trauma acústico a una colega, con la que conforman la “Defensoría Popular” o el CODEPU 2.0 (Comité de defensa del Pueblo, durante la dictadura), como lo denominaron en “El Mercurio”.
No cuenta que llegaron carabineros, luego de realizar la denuncia, y que estuvieron tres horas sin permitir que pudieran observar lo que hacían. Cuando se fueron no había rastro de nada y apunta al trabajo en este caso de inteligencia de las policías, la ANI y el Ministerio del Interior como de “rasca”.

Por Sergio Cárdenas y Patricio Mery

¿En qué consiste el llamado “Caso Bombas?
Este se origina con la formalización el 14 de agosto del año 2010 de manera parafernálica a 15 jóvenes de las casas okupa Sacco y Vanzetti, La Crota, también en los domicilios particulares de los detenidos en Santiago y Valparaíso, acusados de asociación ilícita terrorista, y por otro lado del delito de colocación de artefactos explosivos contenidos en la ley de control de armas y explosivos. Hoy, 10 jóvenes están en prisión preventiva y la “Defensoría Popular” que es una ONG de derechos humanos en la que trabajamos junto con los abogados Washington Lizama, Margarita Barbería y Julio Cortés representamos a nueve de los 15 imputados.
¿En que está ahora el caso?
Esta semana tuvimos una audiencia de re-formalización, algo curioso ya que esta audiencia en términos legales no está regulada en la ley, no existe. Esto es un invento del Ministerio Público, y no sólo para este caso, sino que en términos generales, la formalización es homologable al antiguo sistema lo que era el procesamiento, y antiguamente se te procesaba y no se te re-procesaba. Hoy en día el Ministerio Público lo que inventó es la re-formalización que en el fondo lo que buscan es arreglar una mala formalización.
¿A qué se debe esta re-formalización?
Hay una investigación muy débil que carece en absoluto de antecedentes fundados que hagan presumir por un lado la existencia del delito, de asociación ilícita terrorista, y por otro lado el delito de colocación de artefactos explosivos. El Octavo Juzgado de Garantía ha razonado de la misma manera y durante el verano otorgó cuatro libertades que la corte de Apelaciones revocó.

¿No los dejan libres por temor a los bombazos de los que son acusados?
Esta es una causa con un fuerte ingrediente político. Aquí lo que hay es que desde el 2005 a la fecha se han sucedido más de cien bombazos. Hay una investigación hasta el 14 de agosto del 2010, cinco años de investigación en la que se han invertido recursos millonarios en las policías, carabineros, investigaciones, la Agencia nacional de Inteligencia (ANI), en recursos técnicos y humanos y no han podido probar hechos y es más: han querido instalar el tema del terrorismo.
¿Por qué al gobierno le interesaría instalar el tema del terrorismo en su agenda?
El poder político para ponerse a la cola de los poderosos del mundo pretende instalar la existencia del terrorismo en Chile. Señalan que las detonaciones de estos artefactos explosivos, más de cien desde el 2005 a la fecha, son atribuidos a esta supuesta asociación ilícita de los jóvenes okupas y anárquicos, pero posteriormente disminuyó a 26 acusaciones de bombazos y actualmente va en 6 la acusación de instalación de artefactos explosivos. Desde el 14 de agosto a la fecha (día de la detención), ha habido 20 bombazos. Entonces no hay que ser experto para darse cuenta que estos muchachos no tiene nada que ver en los bombazos.
¿Entonces alguien está poniendo las bombas?
Yo digo abiertamente que en muchos casos esta la mano negra, y a eso me refiero que se puede sospechar que ciertos bombazos le pertenecen a la inteligencia de nuestro país. Los últimos aparatos explosivos coincidentemente han tocado cuando hay revisión de cautelares, tanto en la Corte como en Juicio de Garantía y además con alegorías panfletarias bastantes extremas, hay colocaciones sospechosas.
¿El promedio de edad de estos muchachos es de 27 años de edad y llevan 24 días en huelga de hambre, que es lo que piden ellos?
Los chicos ya llevan siete meses en prisión preventiva con encierros de 22 horas diarias en absoluto aislamiento y actualmente se encuentran realizando una huelga de hambre de 24 días, exigiendo un juicio inmediato, específicamente porque como te dije al principio, ellos serán re-formalizados, o sea para ellos no se está cumpliendo el derecho de ser juzgados en un tiempo racional y breve. O sea si quieren extender las investigaciones que ya llevan cinco años queremos que se cambie la prisión preventiva a otra de menor intensidad, ya que el tribunal de garantía ya les entregó arresto domiciliario a 4 de nuestros representados pero le fue negada por las instancias superiores. Si se quiere asegurar la comparecencia, estos chicos en libertad o en sus casas no pueden estar más vigilados y custodiados que lo que al interior de los penales.
¿Por internet se puede ver el día de la detención y a carabineros diciendo que las casas okupa son centros de poder para realizar actos criminales?
Esto deja de manifiesto una ignorancia inexcusable por parte de Carabineros y del Ministerio público ya que no conocen la realidad social, y no sabe lo que son los movimientos okupa en Chile, Latinoamérica y el mundo.
¿Lo que se conoce de los okupas en general es que siempre son allanados y que predican consignas anarquistas?
Lo que fue el subversivo en su tiempo hoy en día es el anarquista, y eso nos recuerda los montajes que conocimos durante la dictadura. Muchos de los subversivos terminaron muertos en falsos enfrentamientos. Hay casos de montajes policiales que han sido reconocidos por sentencia, por la excelentísima Corte Suprema, de la talla de los degollados, Natino, Parada y Guerrero y de ahí para adelante todo hace suponer, sospechar la posibilidad cierta de que aquí las direcciones de trabajo de la inteligencia nacional no están apuntando al objetivo, lo que en términos personales me hace llegar a la conclusión de la falta de profesionalismo y en el fondo de lo “rasca”, de los aparatos de inteligencia. Si yo fuera gobernante y con la cantidad de recursos desplegados la inteligencia debería detectar con certeza quién pone las bombas.
¿Qué es lo que busca esta presión política de la que acusas?
A través de los medios de comunicación “tradicionales” los poderosos han hecho política y con esto se ha logrado lo que plantea el Ministerio Público que es criminalizar la disidencia. El derecho a disentir está garantizado por la Constitución. Existe la como libertad de credo, libertad de pensamiento, y en cuyo caso yo puedo ser desde católico hasta anarquista. Acá se quiere castigar un delito inexistente, que es el delito ideológico. Si te destrozan la casa en presencia de tus familiares y luego te encarcelan bajo régimen severo, dan a entender que en Chile no es posible disentir, este caso en particular es la forma más aguda de criminalización de la disidencia.
¿Y cómo ves el final de esto?
Yo tengo la convicción de que estos chicos van a ser absueltos. Un tribunal oral en lo penal, aun cuando van a estar presionados políticamente, tiene la única posibilidad de absolver a estos chicos y hacer verdadera justicia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*