María José Quintanilla “ME ENORGULLECE MUCHO UN PAÍS MOVIÉNDOSE POR ALGO TAN BONITO COMO LO ES UN CAMBIO EN LA EDUCACIÓN”

Publicidad

La conocida niña que cantaba rancheras en el programa ROJO ya es toda una mujer hecha y derecha y desde esa etapa de su vida  ha decidido conquistar nuevamente los oídos y corazones de los chilenos, con su último sencillo que ya suena en radios, “Ahora me divierto». Este tema, Coté lo grabó en Estados Unidos donde permaneció un mes dando forma a su nuevo disco, mientras se enteraba a través de la prensa lo que pasaba con el movimiento estudiantil chileno.

Por Cindy Muñoz León y Sergio Cárdenas

Hay un cambio visiblemente en ti, creciste como mujer, pero también hay un cambio intelectual

En el disco Bandolera, no sé si se resalta un poco, tenía ganas de hablar de una mujer más pasional, y no pasional sensualmente, sino como yo veía. A mí me marcó mucho el femicidio  en una parte. Recuerdo que estaba Michelle Bachelet hablando del tema en campañas y me dolió. Hicimos una canción “Arrepentida” que habla del femicidio y como una mujer reacciona por la agresión de su pareja, lo asesina y se va a la cárcel, fue tanto lo que me quería meter, que fuimos a grabar el video a una cárcel. A eso me refería,  todo lo que me pasa me gusta sentirlo a través de la música.

Quieres demostrar más tu lado de mujer, pero sin dejar tu imagen de niña ¿Por qué te preocupa eso, por un tema de público, no quieres perder masividad?

Me gusta mucho mezclar estos dos mundos que internamente reflejo, que es que ya crecí y que tengo una muy buena relación con las mujeres,  que me gusta conversar con ellas, pero nunca en la vida me gustaría perder la esencia de los niños, que es, nunca dejar de creer, nunca dejar de soñar porque eso es lo que me ha llevado a hacer música, y lo que me ha llevado a creer en que puedo llegar a hacer una carrera sólida, entonces creo que esos dos mundos se mezclan muy bien.

¿Cómo trabajas o defines tu imagen de niña a mujer que tiene que lidiar con su sensualidad?

Siento que la sensualidad va por la interpretación, hay formas de ser sensual, pero sensual no erótica. Ahí hay un hilo finito, porque las niñas no me ven como una “mina sensual”, me ven como una tipa entretenida saben que me dedico a lo mío y respetan también que uno tiene sensaciones, inquietudes y que a través de la música las puedo sacar.

En tu último disco haz querido plasmar tu visión de la sociedad, con todos los conflictos que están sucediendo  ¿Tienes una visión clara con respecto a eso?

Sí. Del conflicto de los estudiantes creo que refleja un poco el movimiento de una sociedad activa donde mucha gente dijo en una oportunidad que los jóvenes no estaban “ni ahí”. Y a mí me dio mucha alegría, porque yo estaba en Los Ángeles EE.UU., y decían: “El pueblo de Chile se manifiesta”. Creo que para nadie es un secreto que la educación necesita un cambio, me enorgullece mucho un país moviéndose por algo tan bonito, que si lo pensamos todos estamos de acuerdo en algunos puntos. Pero lo que me molesta es que algunas personas  cubrieran su cara, no sirve de nada manifestar de esa forma, me da mucha rabia. Aparte que las noticias de afuera son como “oye los del vandalismo de Chile” y como que se pierde un poco el movimiento y no para mí, sino para los ojos de las otras personas. Pero el movimiento lo encuentro increíble.

Hay algunas variaciones en el trabajo que vas a presentar ahora, con los anteriores ¿Cuál es la idea?

Sí, por supuesto. Trabajar y tener  canciones de colaboradores de Alejandro Fernández, Vicente, Cristián Castro, Los Tigres del Norte, me puso a tono con las circunstancias. Tuve que estudiar más, tomar las canciones, darles varias pasadas, interpretaciones diferentes. No fue fácil, pero también fue porque yo me puse una vara alta y los músicos son de muy buena calidad. Además hay un crecimiento musical, las letras avanzan con una mujer que está más grande, que es más romántica, pasional, más pasión de amor, canciones dolorosas donde claramente la pena es la protagonista y otras de jolgorio. Pero fue interesante pasar por esto, todo fue una catarsis de pena, alegría, donde la parte actoral también sale mucho, porque la gente sin que te vea tiene que sentir cosas.

¿Qué hace falta para que internacionalices más tu carrera?

Tiempo, dedicación, constancia que esté disco salga (Bandolera), para comenzar a trabajarlo al cien por ciento, si bien, estamos trabajando ahora en un tema que se llama “Me divierto”- de este reciente material que ya viene- siempre digo esto “No quedarme como el hombre de lata”, que no tengan que venir a aceitarme, si no yo estar en un constante proceso de movimiento para no oxidarme y además por una necesidad de personalidad, soy muy inquieta.

¿Y has hablado con Rafael Araneda? Como el tiene contactos en México y tú estuviste allá, además ha ayudado a Carolina Soto a quien le ha ido muy bien.

No, no he hablado mucho con él pero siento que hay una muy buena onda y si tengo que ir a mostrar material, le voy a decir (broma). Si se da la oportunidad bien y sí, estuve en México haciendo diarios, prensa, tele. Pero es claramente un mercado mucho más grande, por lo que hay que hay que abarcarlo de a poquito. Y ese es el trabajo que estamos haciendo.

Y el tema de la envidia dentro de la industria ¿Cómo lo manejas?

No he sentido envidia de la demás gente, tengo buena relación con mis compañeros. Todos estos años nunca he sido mala onda.

¿Y por qué crees que en algún momento surgieron varias publicaciones de que estabas embarazada?

No sé, pero como a todos los artistas los embarazan cada cierto tiempo…

Pero tuviste que salir al paso

No, siento que cuando uno está claro mejor no referirse al tema. Además tenía 15 años, ya era desubicado referirse al tema de parte mía y era desubicado que lo dijeran. Pero sí lo transmití a través de la música, en el disco Bandolera,  hay una canción que habla del embarazo juvenil.

¿Qué opina tu familia de tu carrera?

Mi familia mientras me vea contenta y tengamos una buena relación está todo bien. Mi mamá está muy pendiente de cómo me sienta más allá de cómo me vea en el escenario y eso me encanta de ella, me  ha acomodado mi vida de forma en que nunca me sienta una niña rara, me hizo crecer tranquila.

¿Y el estilo de vida, es sano?

Intento mantener una vida muy equilibrada, donde está todo fluyendo, la vida que tengo tiene un desgaste, hay un cierto régimen, estructura que uno tiene que seguir. Pero nunca dudé, nunca deserte de la música.

¿Es difícil hacer música en Chile, desde producir discos y todo lo que involucra el tema?

Es parte de las ganas que uno tenga, nada es difícil mientras uno se lo proponga, es un pensamiento como infantil, si quiero ser súper héroe el día de hoy, lo puedo hacer, pero con constancia, dedicación, tolerancia a la frustración, creo que todos pueden lograr sus metas. Como soy tan busquilla, quizás hubiera sacado un disco igual pero claramente tengo que ser honesta y la televisión ayudo muchísimo a que se volviera algo muy masivo y a que fuera un “boom” en ese minuto, estoy súper agradecida de eso, no lo reniego, pero siento que el gran mérito fue salir a tiempo, seguir y tener una carrera, donde todos los años tengo un trabajo  estable y un público fijo, eso es súper difícil sobre todo si es a través de la música y nada más.

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*