LOS SAQUEDORES Y ENCAPUCHADOS DE LAS AFP

Publicidad

El personaje Gordon Gekko, nacido en  el  celuloide en 1987, con la cinta » Wall Street»  volvió a ser interpretado por Michael Douglas, en el papel del  inescrupuloso financista en la segunda parte,  “Wall Street: El dinero nunca duerme”, el año 2010,  film dirigido por Oliver Stone quien participa, además,  haciendo breves cameos o apariciones.

Cerca de la mitad de esta última  película hay una escena de antología. Mientras Gekko le entrega su libro autografiado a una señora, ésta le pregunta qué significa el concepto de riesgo moral (moral hazard), tan repetido en el ámbito de las finanzas. Douglas, mirándola fijamente a los ojos y con una sonrisa irónica entre labios, le responde que: “riesgo moral es cuando alguien usa tu dinero sin hacerse responsable de lo que hace con él”.

El informe de 6 de junio 2012, de la Superintendencia de AFP, “De valor y rentabilidad de los Fondos de Pensiones”, certifica una pérdida de 10, 87 %, en el Fondo A, desde junio de 2011 a mayo de 2012. Sólo en el mes de mayo de este año la pérdida fue de 4.40%, medida de acuerdo a la Rentabilidad Real de los Fondos de Pensiones, en porcentaje deflactada por U.F.

La justificación que, para esta debacle, ofrece el organismo regulador no aclara el fenómeno. En efecto, señala:

“La rentabilidad de los Fondos de Pensiones Tipo A, B y C se explica principalmente por el retorno negativo que presentaron las inversiones en instrumentos de renta variable nacionales y extranjeros”.

  El informe nada dice sobre las identidades, currículum,  experiencia y  eventuales conflictos de interés de los ejecutivos de las AFP, que realizaron tales inversiones. Menos se habla de sus procedimientos.  En consecuencia, estamos frente a una banda de encapuchados que usan el dinero de los trabajadores sin hacerse responsable de lo que hacen con él. El anonimato de los integrantes de las mesas de dinero de las AFP genera impunidad respecto de  crímenes corporativos de gran escala, en donde se pierden y  roban los fondos de los trabajadores  como quedó de manifiesto en el escándalo de la Polar. A diferencia de lo expuesto por Gordon Gekko sobre el riesgo moral, en las AFP y en la Superintendencia que las controla,  el problema no radica en  el riesgo sino derechamente en la falta de moral y transparencia. De fiscalización ni hablar.

Fuente. Observatorio Financiero de la CUT

1 Comentario

  1. Los ciudadanos comunes y corrientes de este País, somos simples títeres de los poderosos que son dueños de nuestros créditos, de nuestra salud, de nuestras jubilaciones, de la educación de nuestros hijos, además son dueños de los supermercados, de las farmacias, de los bancos, de las tierras cultivables, etc.etc.etc. Estos ricachones han logrado su riqueza a costa de todos nosotros.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*