Karina Delfino: la ex líder pingüina que terminó a sueldo en la Seremi de Educación

Publicidad

delfinoPor Bastián Fernández , de ElMostrador.cl – Su rostro marcó el primer año del gobierno de la ex mandataria, criticando duramente al sistema educativo y expresando el malestar de los jóvenes. Pero antes que culminara ese periodo presidencial ya estaba con un “pituto” a honorarios en la Secretaría Metropolitana de Educación, en manos del sector escalonista del PS. Ahí comienza su carrera en la politica partidista tradicional que continúa con éxito hasta hoy.

La revolución pingüina sacudió el primer año de gobierno de Michelle Bachelet. Fue uno de los factores que incidió en la baja aprobación que llegó a marcar la ex mandataria en junio de 2006: 44,2 %. La actual encargada del área jóvenes de Bachelet, Karina Delfino, participó activamente en aquellas movilizaciones como dirigente secundaria del Liceo A º1 Javiera Carrera.

Una vez terminado el agitado 2006, Delfino se fue vinculando gradualmente al Partido Socialista. El primer hecho concreto que demuestra su acercamiento es el paso que tuvo por la Seremi Metropolitana de Educación, que dirigía Alejandro Traverso (PS).

Traverso formaba parte de la red que Camilo Escalona instaló en el aparato estatal. Su capacidad negociadora y fidelidad con los intereses de la tienda socialista son algunos de los atributos que lo llevaron a mantenerse como seremi desde el gobierno de Ricardo Lagos hasta el de Michelle Bachelet. El millonario fraude en la entrega de subvenciones escolares a sostenedores —por el que fue acusada constitucionalmente y luego es destituida la ministra de Educación Yasna Provoste en el 2008— selló su salida del cargo.

Karina trabajó en dos ocasiones para la seremía de Traverso. Acorde a la información pública —en la página del Mineduc— sus funciones fueron entregar apoyo administrativo en la Oficina de Registro Curricular, buscar antecedentes para validar actas finales y archivar actas de calificaciones.

Si bien los montos de remuneración no se encuentran disponibles en la página webEl Mostrador tuvo acceso a dicha información. El primer “pituto” fue entre febrero y marzo del 2007 recibiendo un pago por $337.500 y otro por $112.500 respectivamente. En el 2008 volvió a trabajar en la seremi —entre el 31 de enero y el 31 de marzo del 2008. En esta ocasión recibió dos pagos por $216.825 cada uno.

El paso de Karina por la seremi fue un anticipo de la dirección que tomaría su carrera política, vinculándose cada vez más a la tienda socialista y específicamente a la facción de Camilo Escalona: la Nueva Izquierda.

Para una fuente que ha formado parte de la Juventud Socialista (JS), el paso por el gobierno, aunque haya sido breve, fue un error. “La Nueva Izquierda la sacó de su mundo como dirigente social, la incorpora al gobierno y a su propia lógica de partido cuando todavía era muy chica. Con eso la mataron, deberían haberla dejado en su mundo, a donde pertenece, para que se potenciara”, dice un ex militante de la JS.

Sin embargo, otra fuente del PS aclara que esto fue sólo un trabajo más para Karina. “Era un trabajo como cualquier otro. Ella trabaja desde los 14 años en distintas cosas y esto no era la excepción”, dice.

Al año siguiente de la revolución Pingüina, Karina fue invitada por la Fundación Fiedrich Ebert —vinculada al Partido Socialista Alemán (SPD) y con amplios nexos en la izquierda chilena— a la “II Cumbre de Jóvenes del Cono Sur” que se realizó Porto Alegre, Brasil. No fue su único viaje. El Departamento de Estado de EE.UU. la invitó en el 2009 al Programa de Liderazgo para Visitantes Internacionales (IVLP) que congrega a líderes juveniles de diferentes países. 

PRE-REVOLUCIÓN PINGÜINA

Sin embargo, los primeros contactos de Karina con el escalonismo se remontan al 2005. Ese año representantes de la asamblea de estudiantes y funcionarios de la secretaría regional ministerial, trabajaron en comisiones bipartitas durante meses. Delfino participó junto a otros secundarios de esas instancias. En representación de la seremía estaban los funcionarios Cristóbal Almeida, Germán Cuevas y Paula Lizárraga, jefa de gabinete del seremi Alejandro Traverso, hombre de Escalona.

Producto de esas reuniones se elaboró un documento que apuntaba a la reforma de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE) y a la derogación de la Jornada Escolar Completa (JEC). Dos puntos centrales en las demandas de los secundarios al año siguiente. El ministro de educación de la época, Sergio Bitar (PPD), recibió las propuestas el 30 noviembre del 2005.

Una fuente afirma que Delfino conocía a Traverso desde entonces, pero de la misma forma que los otros dirigentes. “Confluyeron en ese espacio distintos dirigentes estudiantiles. Había de todos los sectores, también de derecha”, apuntan.

FRENTE INTERNO

El 4 de junio pasado Karina flanqueó a Camilo Escalona durante un punto de prensa en el Congreso. El senador daba a conocer una carta de apoyo público luego de que declinara su opción senatorial por Los Lagos. La imagen de Karina respaldando a Escalona —quien acusó elecciones poco transparentes al interior de la tienda y sostuvo que la asamblea constituyente era “fumar opio”— generó ruido en las facciones disidentes de la JS.

“Creo que están pagando algo. No le conviene salir con Escalona sobre todo a Karina y seguro que ella lo sabe. Igual se entiende porque es la regalona de la Nueva Izquierda”, comenta una fuente.

En esto coincide otro militante de la colectividad, para quien Escalona es el líder de Karina. “Está convencida de su discurso y de la responsabilidad política. Escalona genera una red entorno a él, pero no es solo algo clientelar, sino que también humano. Se siente proyectada en él”, dice. Para otro militante Karina “ganó por acuerdo con varios lotes, porque el escenario era que volvía Bachelet y era año electoral. No sé cómo se va a posicionar si está alejada de los movimientos sociales”.

Acorde a la lectura de un militante Karina es “heredera del legado de Escalona en el partido. Y él también lo vio y proyectó así”. Hay quienes reconocen que Escalona es el único que se interesa por la juventud en el partido. “No hay otro líder de lote que se preocupe. Por eso la Nueva Izquierda gobierna la juventud y por eso Escalona ha podido darle continuidad a su proyecto político”, dice esta fuente.

Esta visión no es compartida por todos los militantes. Uno de ellos sostiene que “efectivamente comparten un espacio político, pero no trabaja como hija de nadie”. “Está por convicción y comparte visiones (con Escalona) de lo que tiene que ser el partido”, sostiene otra fuente.

Karina reemplazó a César Valenzuela, su pareja desde el 2006, en la presidencia de la Juventud Socialista este año y desde el 2012 es concejala por Quinta Normal. Varios coinciden en que tiene proyección política y un desafío “de proporciones” al enfrentar tres escenarios distintos.

Hace cuatro años apoyó al candidato concertacionista Eduardo Frei en las presidenciales. En esta ocasión su compromiso es con la campaña de Michelle Bachelet. Karina ya no se siente decepcionada de la ex Mandataria, como sostuvo el 2006. En esa ocasión señaló que “tenía un discurso de abrir el gobierno a los ciudadanos, y basta ver lo que ha pasado con la subcontratación, los mapuches y los estudiantes para ver que no ha sido así”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*