PERIODISTA PATRICIO MERY ES DETENIDO EN AEROPUERTO A PETICIÓN DEL GENERAL DIRECTOR DE CARABINEROS

Publicidad

imagesNoticia en desarrollo: A su llegada al aeropuerto, desde Uruguay, fue detenido,hoy, el periodista Patricio Mery Bell, director de este  portal,quien denunció el asesinato del menor, Sergio Albornoz Matus, por una patrulla de Carabineros a cargo del actual General Director de dicha institución, en aquel entonces, Capitán  Gustavo González Jure,  en 1988. Según testigos, la bala homicida habría sido disparada por dicha autoridad desde una Subametralladora UZI.

Detectives de la PDI, confinaron al periodista por una orden judicial solicitada por Carabineros, a raíz de una querella  formulada en relación con  las agresiones y vejaciones sufridas por Mery Bell, el 1 de mayo de 2012, a manos de 15 efectivos de las Fuerzas Especiales, comandadas por un psicópata, conocido como teniente Carvajal.Ver video:  http://www.youtube.com/watch?v=8sr_Z0yHO0I

Medios como El Mercurio y Terra .cl, han utilizado la noticia buscando desprestigiar a Patricio Mery. No le perdonan que haya denunciado el complot en contra del Presidente de Ecuador, Rafael Correa, orquestado por la CIA desde Chile.

Como este país, partiendo por su presidente, vive en un permanente absurdo surrealista, terminan detenidas las víctimas y no los violadores de los derechos humanos. A estos últimos,se les nombra Directores Generales de Carabineros, Subdirectores o  Jefes de la Inteligencia Policial en la PDI. A otros mentirosos compulsivos, como Sandoval Monteiro, se los nomina como jefes de la Zona Metropolitana  de Investigaciones .

Mientras tanto, muchos funcionarios policiales honestos son perseguidos y desvinculados arbitrariamente de sus instituciones por denunciar la corrupción y el abuso laboral.

Piñera, a su vez  y con su habitual inconsecuencia,   va a dar lecciones a Cuba, aprovechando la cumbre de la CELAC,  juntándose con los disidentes, mientras acá reprueba el curso al mantener en altos cargos de Estado a criminales pinochetistas  de lesa humanidad.

Pobre Chile…

13 Comentarios

  1. Que justicia de mierda.! Chile aun vive bajo la sombra del abuso y del autoritarismo. Pato Mery condenado por decir la verdad… Mientra otros asesinos son protegidos como vacas sagradas, y mas encima les dan cargos de poder…. ¡Estamos de cabeza.!

  2. NUESTRO APOYO INCONDICIONAL A PATRICIO MERY BELL, DIRECTOR DEL DIARIO PANORAMAS – NEWS, QUE EN REITERADAS OPORTUNIDADES HA DENUNCIADO LOS ABUSOS DE QUE SON VÍCTIMAS NUESTROS PROPIOS CAMARADAS, QUIEN, A PESAR DE LA REPRESIÓN SEGUIRÁ DENUNCIANDO A FAVOR DE LOS CARABINEROS SUBALTERNOS Y ESCLAVOS DE SU PROPIA INSTITUCIÓN.

  3. Da asco y rabia este pobre pais tercermundialista y las mafias internas de poderosos que lo gobiernan. A ellos les conviene que no exista desarrollo para que no se revele el pueblo. Mugrosos asquerosos de mierda, que impotencia por toda la gente que sufre las vejaciones de estas mafias.

  4. “Si no estás prevenido ante los medios de comunicación, te harán amar al opresor y odiar al oprimido” (Malcom X ) Aguante Pato Mery, a difundir el estado de opresión que vivimos en esta puta “democracia”!

  5. Así es como en chile castigan a los que enfrentan y denuncian la verdad de carabineros y lo que esconden los medios y el maldito gobierno. Estos son los periodistas que faltan en este país grande PATRICIO MERY.

    Chile aun vive en las sombras del pasado y aguantando el abuso de poder y la corrupción de policías

  6. El alto mando, la PDI y el Gobierno Chileno están preocupado por el nivel de información y fuentes que maneja panorama news, conoce los financiamientos del narcotráfico para asesinar a los presidentes del ALBA, maneja información delicada de fuentes externas, están buscando cualquier razón para detener Panorama News, Verdad ahora, Gorbet Reports, etc…Otro caso de Julian Asange en Chile.

  7. M. Bachelet y su Nueva Mayoría tendrán “los huevos” de colocar personas decentes a cargo de la PDI, como los de la disuelta Brigada de DDHH, y Carabineros.

    Los que están ahora son unos pinochetistas mafiosos de pasado y presente muy turbios.Mi solidaridad con Pato Mery, de vuelta a la REALIDAD .

  8. GIL VERTO LOCH ETU MADRE

    COMO DICE LA CANCIÓN

    Y VERAS COMO PERSIGUEN EN CHILE AL AMIGO CUANDO ES VERDADERO

    COMO DICE NUESTRO ESCUDO NACIONAL

    POR LA FUERZA O LA RAZON

    COMO DICE EL GRITO

    VAMOS, VAMOS CHILENOS CON LOS CORRUPTOS VAMOS A CAGAR.

  9. LIBERTAD DE PRENSA

    PENSAR DISTINTO

    DENUNCIAR CORRUPCIÓN

    DECIR LA VERDAD

    DAR LA CARA SIN MIEDO

    QUE ESTA PASANDO EN ESTE PAÍS, ACASO A LOS SEMIDIOSES LES MOLESTA ESA PALABRAS. SON DISCOLOS, MALECHORES, LOCOS, ENFERMOS, MENTIROSOS, ETC… E ESOS HAY QUE CALLARLOS Y DEMOSTRARLES QUE SOMOS FUERTES.
    QUE ABSURDO, ASÍ TENDRÁN QUE TAPAR LA BOCA A TODO CHILE-

    FUERZA GUERRERO.

  10. UDLA: La universidad que lucra con mis electrodomésticos

    Soy una persona común y corriente. Debo ser el número perdido de la estadística del INE. Nadie especial. Una mujer de 35 años, casada, dos hijos.

    Cuando estaba llegando a los 30 años mi trabajo era la edición no lineal. Había estudiado una carrera técnica; una labor creativa, armar y desarmar y rearmar videos corporativos para empresas, realitys, entre otros. No tenía un gran campo laboral, por lo que de vez en cuando hacia trabajos part time en estudios de mercado, revisando encuestas, digitando y encuestando a personas. Un día, cansada ya del tedioso medio audiovisual tan informal laboralmente y de baja remuneración, me dije: “voy a estudiar la carrera con más ofertas laborales del mercado, estoy harta de buscar trabajo como editora y que siempre salga “su búsqueda no arroja resultados”. La carrera premiada fue auditoría.

    Con dos hijos y un bajo presupuesto la única opción viable fue Universidad de las Américas (UDLA). Tenía un plan executive, se acomodaba muy bien a mi tiempo y vida familiar. Una vez dentro todo comenzó a ir bien, no era tan mala al fin, nadie vendía los títulos así nada más, buena infraestructura, buenos profesores, aunque los ramos eran tremendamente rápidos, muy similar a la “comida rápida de la educación”. Buena publicidad, pero la hamburguesa no era igual.

    Pasaron cuatro años de estudios universitarios, ya había logrado un par de buenos trabajos en el área financiera, trabajando para una empresa de outsourcing holandesa y luego para un partner de Google en Chile. Conclusión: UDLA me había dado muy buenas herramientas en lo laboral y sumado a mi esfuerzo y capacidad, mi calidad de vida mejoraba y ya contaba con el tan anhelado trabajo estable y bien remunerado que quería.

    Sin embargo, en medio de este período uno de mis hijos enfermó, comencé a sufrir el rigor del stress y la exigencia de llevar una jefatura en los hombros, una casa y estudios de noche. Las cosas comenzaron a fallar anímicamente y de pronto me encontré sin trabajo, sin dinero y con el último año de mi carrera ad portas. Era marzo 2013 y tenía el CAE pre-aprobado, por lo que concurrí a mi querida Universidad de las Américas, pensando que podría terminar mis estudios, sin necesidad de trabajar, utilizando los tan manoseados “créditos y becas”.

    La chica de admisión y matriculas me atendió muy simpática y rápidamente. Yo me presenté con mi finiquito y le dije sincera: “estoy cesante, el CAE es mi única opción”. A lo que me contesto: “no te preocupes, estamos en período de excepción, firma aquí, aquí y aquí, y listo, luego re-documentamos cuando se apruebe el CAE y solo pagarás la diferencia”.

    Yo debo haberme encontrado con mis facultades mentales totalmente perturbadas: stress, depresión, cesantía. Una completa idiota. Sin embargo, muy en el fondo dije esto no va a salir bien. Ese maldito minuto de intuición al que uno no obedece, pero confié y firmé ante la casa de estudios a la que por cuatro años asistí continuamente a clases, donde estaban mis amigos y compañeros, mis maestros, la viejita del café, el carrito de completos; era mi casa de estudios.

    Después de firmar fui los días siguientes a servicio al cliente a preguntar: ¿gestionaron mi CAE?

    Día 1 : No aún no, estamos en proceso. Vuelva pasado mañana.

    Día 2 : Mmmmm, tenemos que verlo con el supervisor de servicio al estudiante.

    Día 3 : Su crédito ya esta en proceso, no se preocupe. El sistema no se ha actualizado.

    Días después la pagina de INGRESA no arrojaba el resultado esperado. Mi inquietud natural era que había firmado un pagaré por $1.910.540 y UDLA no estaba haciendo la gestión o algo andaba mal, muy mal.

    Escalé los reclamos vía correo con muchas autoridades de la universidad:

    Día 40 : Tiene que entrevistarse con la Jefa de Servicio al Estudiante, pero se encuentra en la sede de Maipú.

    Día 42: “Hola soy la Jefa del Servicio al Estudiante, lamento comunicarle que su CAE no pudo ser cursado porque INGRESA (Institución del MINEDUC que gestiona CAE) no abrió nunca el portal y su caso no es el único, muchos alumnos están en su situación, pero podemos ofrecerle una beca de $20.000″. Su voz se fue lejos y en el eco de mi cerebro sonaba: “te lo dije”. Mi intuición me maltrataba.

    Cuando estas cosas suceden, uno suele cuestionarse a sí mismo y decir: “¿cómo fui tan imbécil en confiar? No debí firmar. Ahora qué hago?”.

    Por cuatro años pagué sagradamente a UDLA mis estudios. Y el único año de dificultad económica ellos deficitariamente en su gestión administrativa vulneraban mis derechos, como si estuvieran vendiéndome una bebida y una hamburguesa, pero que en el camino se les quemó y no podían reemplazarla porque no quedaban más hamburguesas.

    Deserté mis estudios, los denuncié al SERNAC. No aceptaron la mediación y me demandaron en juicio ejecutivo ante tribunales civiles con el fin de embargar mis bienes muebles e inmuebles. En esto no hay romanticismo, no hay ilusiones rotas, ni sueños destruidos. Aquí hay más que eso, hay una realidad cruda y dura, instituciones poderosas, que tranzan acciones en la bolsa y que vulneran derechos de miles de familias chilenas, mientras la autoridad cierra los ojos, la boca y se tapa los oídos, y les ofrece el CAE como flujo de caja y enganche comercial para vender su producto.

    Investigué las transgresiones legales a las que me pude ver afecta, ya que cesante, ningún abogado te ve con buenos ojos. Y encontré una ley y un reglamento, y denuncié. Alberto Vásquez, Jefe de la División de Educación Superior unos días atrás me escribió respondiendo a mi denuncia, que pondrían todos los antecedentes a mi disposición para mi defensa judicial.

    Ingresa y UDLA indica que no cumplí los plazos y reglamentos y no tengo nada más que reclamar. Cuando fui con mi finiquito a presentarme a la matrícula no solo no se me informó que el período de excepción no corría en mi caso, al contrario, se me indicó que sí podía hacerlo e incluso luego que ya había obtenido el CAE.

    Pero tú eres David y ellos son Golliat, y las instituciones funcionan a su favor, no a la del alumno.

    Hoy estoy esperando que el receptor judicial llegue, tase y luego se lleven mis bienes muebles, inmuebles, mi dignidad, el esfuerzo de mi familia de años; arrase con mis derechos a educarme, con todo, incluso pueden llevarse a mi perro, si no les alcanza con lo que tengo. Aquí estamos esperándolos con mi familia, a que nos quiten el televisor, la lavadora, los muebles , lo que sea necesario para suplir mi desinformación reglamentaría y su falta de ética a la hora de cerrar contratos. No somos pobres, somos clase media esforzada y seguramente su tasación les permitirá llevarse todos nuestros electrodomésticos para que sigan su rentable negocio educativo.

    Yo ya no creo en las instituciones, no creo en la democracia, no creo en la política pública y le digo a usted que sí somos estudiantes narcisistas; narcisistas que exigimos más que unas migajas de sus ministerios, bancos y empresas educacionales. Yo estoy preparada para continuar mi pelea en tribunales y por supuesto que marchando en las calles nuevamente.

    Si usted desea observar los miles de casos de demandas de UDLA en contra de sus alumnos, puede ingresar el rut de Universidad de las Américas 71.540.800-7 al portal del poder judicial y verá que no soy la única que sueña con educarse.

    Francesca Bianchi

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*