COMPRÓ UN PORSCHE EN $74 MILLONES Y VENÍA CHOCADO: CLIENTE SE QUERELLÓ

Publicidad

porscheLa acción legal fue presentada en contra del representante legal y gerente general de la empresa Ditec, Tomás Echeverry Schirmer, como autor del delito de estafa.

Una querella criminal en contra de los representantes de Porsche en Chile por el delito de estafa interpuso el abogado Morris Farachi en un particular caso de venta de un vehículo de lujo. Según el letrado, la empresa Ditec vendió un automóvil a 74 millones de pesos que estaba chocado por lo que se convertía en una “trampa mortal”.

La acción legal se enmarca en que Ditec vendió un Porsche 911 carrera  4S sin informar que había sido chocado en la costanera por su anterior dueño, el empresario José Manuel Urenda. El abogado aseguró que el auto sufrió graves daños que se vieron reflejados en posteriores desperfectos mecánicos.

La querella criminal fue presentada en contra del representante legal y gerente general de la empresa Ditec, Tomás Echeverry Schirmer, como autor del delito de estafa y en contra de todo aquel que resulte responsable en su calidad de autor, cómplice o encubridor, por los mismos hechos.

ANTECEDENTES

El 11 de mayo del año 2013 se vendió el auto Porsche, modelo 911, en  U$ 140.000 dólares, equivalente a la fecha de pago (11 de mayo de 2013) a las suma de $73.476.200.

El automóvil fue comprado por la empresa Sociedad de Servicios de Alimentación S.A., quien lo adquirió para doña Marta Margarita Tapia Artiga.

Al momento de la compra se consultó a los vendedores si el vehículo había sufrido algún tipo de siniestro, a lo que se contestó de manera enfática que “Ditec como compañía vende autos usados garantizados y que por políticas de la empresa jamás se ofertaría un automóvil de esta naturaleza con algún tipo de choque o siniestro”.

Sumado a lo anterior, el vendedor recalcó que el automóvil había tenido como dueño al conocido coleccionista de autos de lujo Marcos Hites Palombo, razón para entender que el mentado Porsche debía estar en óptimas condiciones mecánicas.

Días después de haber adquirido el auto, el nuevo dueño envió el vehículo al mecánico Marcos Baeza quien señaló que éste había sufrido un grave choque en su parte posterior provocando la torsión y el desvío de sus ejes traseros, lo que para un automóvil que supera los 300 kms/hr. resulta en la práctica ser una “trampa mortal”.

Además en esa inspección se pudo apreciar que el vehículo adquirido no era de Marcos Hites, sino que de José Manuel Urenda.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*