Por qué las élites aman los drones

Publicidad

dronUso benigno de dron equipado con cámara, utilizado por activista durante Occupy HK (Imagen de Tony Henderson)
A veces leo que los ataques con drones son contraproducentes para la seguridad occidental, ya que cada persona asesinada por un dron resulta que aumenta el número de nuevos “terroristas”. Véase, por ejemplo, “Cuanto más civiles son muertos por drones de EE.UU. en el Medio Oriente, tanto más radicales ellos crean” (‘The more civilians US drones kill in the Mideast, the more radicals they create’), http://rt.com/op-edge/252705-drone-operation-us-strategy-military/

Sin embargo, este análisis fracasa totalmente cuando se trata de entender qué está impulsando la política militar de élite, llevada a cabo por la élite de Estados Unidos y la élite clave de los aliados de la OTAN, y en otras partes. En resumen: los ataques de drones funcionan precisamente porque provocan respuestas violentas que ayudan a las élites a “justificar” su guerra perpetua para asegurar el control de los ya en decrecimiento suministros de combustibles fósiles en el mundo, agua y minerales estratégicos, mientras va ajustando el control a las poblaciones del lugar mediante el aumento de la seguridad y del estado de vigilancia.

Las élites quieren más violencia. Ellos no se preocupan de que civiles inocentes sean asesinados. De hecho, matan civiles deliberadamente. Ver, por ejemplo, “Israel ‘apuntó directamente’ a niños en ataques de drones en Gaza, dice grupo de derechos” (‘Israel “directly targeted” children in drone strikes on Gaza, says rights group’), http://electronicintifada.net/blogs/rania-khalek/israel-directly-targeted-children-drone-strikes-gaza-says-rights-group; y “Se apuntó a 41 hombres, pero 1.147 personas murieron: ataques de drones de EE.UU., los hechos sobre el terreno” (‘41 men targeted but 1,147 people killed: US drone strikes – the facts on the ground’), http://www.theguardian.com/us-news/2014/nov/24/-sp-us-drone-strikes-kill-1147

La violencia, particularmente mediante la demonización de“otros”, quienes a menudo tienen que ser seriamente provocados para responder con violencia, hace que sea más fácil de asustar a las poblaciones nacionales para que acepten las restricciones a sus libertades civiles, el inmenso gasto masivo a costa de los programas nacionales sociales y ambientales, ataques militares contra “extranjeros” inocentes, y las enormes ganancias para esas pocas empresas y personas que se benefician de los gastos militares.

Los ataques de drones contra civiles inocentes, como durante banquetes de boda en Afganistán, sirven brillantemente al propósito de provocar respuestas de represalia. Y al no mencionar la violencia que provoca las represalias, sino poniendo énfasis en las represalias mismas, las élites y su agentes tienen la posibilidad de “justificar” la política militar occidental frente a aquellos que no prestan mucha atención o son lo suficientemente ingenuos para creer en la deformada perspectiva presentada por los académicos comprometidos y los medios corporativos.

Así que, ¿quieren las élites matar gente solo para obtener un beneficio? No, no es así de simple. Las élites quieren matar gente porque son dementes. Ver “La Élite Global está demente” (‘The Global Elite is Insane’), http://www.scoop.co.nz/stories/PO1402/S00056/the-global-elite-is-insane.htm

Si usted piensa que esto es exagerado, se debe solo a que ha vivido ajustándose de manera inconsciente a los comportamientos absurdos y disfuncionales, algo que usted no podría explicar: el resultado de sufrir la violencia “invisible” y “absolutamente invisible” que los adultos infligieron a usted durante su infancia. Ver “¿Por qué la violencia?” (‘Why Violence?’), http://tinyurl.com/whyviolence y “Psicología del Valor y del Miedo: Principios y Práctica” (‘Fearless and Fearful Psychology: Principles and Practice’), http://anitamckone.wordpress.com/articles-2/fearless-and-fearful-psychology/

Hasta que no participemos en estrategias integrales para resistir la violencia de élite (y otras) exclusivamente con la no violencia aplicada de manera estratégica, seguiremos siendo sus “dobles complementarios”, y por lo tanto las víctimas en el uso de la violencia. Activistas, académicos y otros que no se dan cuenta de esto simplemente están actuando en manos de la élite.

Por supuesto, tener la capacidad intelectual y emocional para resistir la violencia con no-violencia aplicada estratégicamente es un gran “pedido” para cualquiera. Pero mientras el miedo se interponga en nuestro camino para aprender a analizar de forma inteligente y resistir estratégicamente la psicología que impulsa a la violencia, nos estaremos condenando a un victimismo perpetuo y contribuyendo a los esfuerzos de la élite para victimizarnos aún más.

Mientras continuemos jugando con las reglas de la élite y dependamos de la violencia para hacerles frente, estaremos asegurando nuestra propia derrota: el complejo industrial-militar-nuclear está bajo su control, y las armas más pequeñas que tenemos a nuestra disposición solo son útiles como herramientas que ellos usan para asustarnos y hacernos luchar entre nosotros, y así justificar sus violentos ataques (incluyendo a su policía) contra nosotros.

Si usted está interesado en dedicar sus capacidades emocionales e intelectuales a una estrategia que haga irrelevante a la violencia en el mediano plazo, podría considerar firmar la promesa en línea del “Compromiso del Pueblo para crear un mundo no violento” (‘The People’s Charter to Create a Nonviolent World’), http://thepeoplesnonviolencecharter.wordpress.com, y participar en ‘The Flame Tree Project to Save Life on Earth’, http://tinyurl.com/flametree. Y si quiere desarrollar estrategias no violentas para resistir la violencia militar de élite, vea “La Estrategia No Violenta de Defensa: Un enfoque Gandhiano” (‘The Strategy of Nonviolent Defense: A Gandhian Approach’), http://www.sunypress.edu/p-2176-the-strategy-of-nonviolent-defe.aspx

Podríamos fallar. Pero yo preferiría implementar una estrategia que puede funcionar en lugar de repetir, por enésima vez, una estrategia que la historia nos enseña que nunca ha funcionado. Y la historia nos enseña que la violencia nunca funciona aunque las élites trabajen duro para convencernos de que, en tal o cual contexto, la violencia sí tuvo éxito.

Esto es un engaño. La violencia siempre siembra las semillas para el próximo combate violento (la Primera Guerra Mundial condujo a la Segunda Guerra Mundial, que llevó a…) y/o lleva la violencia al dominio estructural (donde, por ejemplo, las estructuras económicas causan la pobreza) y/o el dominio cultural (de modo que, por ejemplo, el “terminar” con la esclavitud en los EE.UU. dio paso al racismo institucionalizado).

Así que lo invito a considerar su participación en una estrategia global diseñada para socavar la violencia, en todas sus manifestaciones, y para romper el ciclo que nos está conduciendo a la extinción.

El reverendo Martin Luther King Jr. dijo una vez: “El enemigo es la violencia”. Pero creo que el verdadero enemigo es el miedo: el miedo a resistir la violencia sin violencia, en todas sus manifestaciones. ¿Tiene usted miedo?

belleza

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*