ISAAC GIVOVICH, ESPOSO DE LA HIJA DE LAVÍN: HA SIDO INJUSTAMENTE JUZGADA

Publicidad

isaac
Isaac Givovich, el esposo de Asunción Lavín, hija del político Joaquín Lavín que fue sentenciada este lunes a dos años de libertad vigilada por giro doloso de cheques, envió una carta a los medios de comunicación para dar a conocer los descargos de su familia ante el fallo.

“A raíz de los hechos ya públicamente conocidos y que nos han aquejado como familia quisiera  contar nuestra historia para luego dar como cerrado varios años de episodios muy difíciles”, señala Isaac Givovich.

Givovich, quien también se ha visto enfrentado a polémicas judiciales por casos de corrupción, dijo que la condena para su esposa es “injusta desde el punto de vista jurídico pero más aún desde el punto de vista personal”.

“Mi esposa ha sido injustamente juzgada y ha estado sentada en el banquillo de los acusados respondiendo valientemente como consecuencia de mi actividad empresarial y personal. No por sus propios actos”, señala en la misiva.

Agrega que “con un coraje y valentía extrema ha enfrentado esto sin ampararse en ningún fuero, ni en ninguna red de protección, con la convicción de que no debe haber ciudadanos de primera o segunda categoría en nuestro país, lo ha hecho como una mujer dando la cara y con una fortaleza sin límites”, señaló sin hacer referencia a qué tipo de fuero tiene y del cual pudiera haber hecho valer.

Givovich destacó el voto de minoría de la jueza Verónica Sabaj, quien aceptó la tesis de la imputada señalando que “se ha acreditado en el transcurso de este juicio que los cheques no fueron entregados en pago y también se acreditó que eran cheques en garantía (los cuales fueron entregados durante mi enfermedad), que su cuenta corriente no estaba cerrada a Octubre de 2013 cuando se entregaron los cheques y a la vez el tribunal oral no acepto como prueba extraordinaria un peritaje caligráfico que acredita que Asunción no relleno esos cheques”.

ACATAMIENTO DEL FALLO

El empresario aseguró que la situación que les afecta “lo hemos vivido como siempre lo hemos hecho, como familia dando la cara”.

“Los últimos años  hemos sido víctimas de acusaciones infames las cuales las hemos enfrentado todas y cada una, de cara a la justicia como cualquier chileno y hemos aprendido que la verdad tarde o temprano se hace visible”, señala.

Asimismo, explica que “como familia hemos decidido no recurrir este fallo adverso y acatarlo, por nuestra tranquilidad familiar, pero con la convicción de la inocencia de Asunción y entendiendo que ante el actual escenario de politización y desconfianza no nos hará bien como familia”.

TRAMPA DE INESCRUPULOSOS

“Quisiera denunciar que hemos caído en la trampa de gente inescrupulosa que hace uso de cualquier cosa para obtener réditos económicos o políticos, no teniendo ninguna consideración en transgredir cualquier tipo de valor y acudiendo a la mentira, a la extorsión y a cualquier artimaña. Teniendo de cómplices a personas muy cercanas  de las que jamás esperamos, situación que hemos llevado en silencio y con mucho dolor durante los últimos años y lo seguiremos haciendo”, afirma.

También añade que “como esposo no me queda más que pedir disculpas a mi esposa y a su familia por haberlos hecho pasar por estos difíciles momentos, estos años han sido dolorosos y agradezco a Dios tener una esposa tan leal y valiente. Quien ha hecho fiel el juramento que hizo el día que nos casamos y sin merecerlo me ha entregado  tamaño regalo, estoy seguro que sin su valentía, esfuerzo y dedicación y sin el apoyo incondicional de sus padres no habríamos sido capaces de superar todas estas situaciones”.

En la carta, Givovic manifiesta su deseo que “desde ahora se nos deje vivir como una familia normal, en donde no vivamos bajo la eterna extorsión del aprovechamiento de la imagen familiar para poder obtener beneficios a costa nuestra. Por tanto quisiera pedir que nos dejen dar vuelta la página y seguir nuestro camino, ya hemos demostrado como familia que nuestro camino no ha sido otro que enfrentar todas nuestras dificultades y errores siempre de frente y nunca ocultándonos detrás de nadie”.

“Queremos dar testimonio para que otros no se oculten detrás de un fuero o del poder de sus familias o de redes de protección”, expresa.

“De todas maneras sabemos que tarde o temprano la verdad sale adelante”prosigue y remata señalando que “a mi esposa solo me queda agradecer y pedir perdón por hacerla vivir este momento tan doloroso para ella, sus padres y familiares, porque si hay algo que debe quedar claro es que ella ha respondido hoy por mis actos, lo cual hace doblemente injusta esta situación”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*