SIGUE EL ESPIONAJE, SABOTAJE Y EXTORSIÓN EN CONTRA DE VENEZUELA

Publicidad

ESLa agresión imperialista en contra de Venezuela no ha cesado. Al igual que Chile, previo al sangriento golpe de Estado de 1973, sufre la guerra económica liderada por Estados Unidos, cuyas corporaciones transnacionales buscan apropiarse de los recursos petroleros que emanan de su rico subsuelo.

En Chile, tales transnacionales poseen, hasta hoy, sobre el 60% de la minería del cobre , sostén de la economía chilena, nacionalizada en 1971 por Salvador Allende.Por eso lo derrocaron. Gracias a nuestra corrupta clase política, ese despojo  se mantiene.

Una de las operaciones  más peligrosas en contra del regimen bolivariano, fue el espionaje a la empresa estatal  del petróleo, PDVESA. El interés por la información sensible, sobrepasó largamente a la descripción de la estructura y funcionamiento de tal entidad. El objetivo eran  los perfiles personales de sus trabajadores,  especialmente de los integrantes de su directorio.

La finalidad: espiar las vidas personales, a través de seguimientos de correos electrónicos  e intervenciones telefónicas, para organizar, mediante la extorsión o el pago a corruptos, los grupos de sabotaje al interior de la instancia estatal.  El acopio de miles de perfiles individuales ha sido denunciado por el ex agente de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Edward Snowden,

«Querían información de PDVSA, en los más altos niveles posibles de la  empresa , especialmente al presidente y a los miembros de la junta directiva», señala un agente de la NSA en un documento de cinco páginas fechado en marzo de 2011, obtenido por Snowden y divulgado por la televisión pública internacional.

El documento indica que fue recolectada información privada de al menos 10.000 perfiles de empleados, lo que incluye direcciones de correos electrónicos y números de teléfono, entre ellos el de Ramírez que presidió la estatal venezolana entre 2004 y 2014, y que actualmente es el representante de Venezuela en las Naciones Unidas.

Asimismo, el agente asegura que tuvo acceso a información de otros 900 perfiles que incluía, entre otros datos, contraseñas de correo electrónico y usuarios.

«He descubierto una cadena que lleva los ID’s (identificación en la red) de usuario y sus contraseñas y he recuperado más de 900 combinaciones de usuario/contraseña únicos», escribe en el texto, calificado en su encabezamiento como de alto secreto.

En el texto afirma, asimismo, que «entender PDVSA es entender el corazón económico de Venezuela».

Tras incluir la lista de nombres de la directiva de la empresa de hidrocarburos en la base de datos de la NSA, el agente que redactó el documento aseguró que las informaciones «eran una mina de oro».

La CIA, con su estación en Caracas, participó activamente en tales operaciones.

Ahogar la economía venezolana, es el preludio a una intentona golpista.

La masacre de trabajadores, de  dirigentes sociales y sindicales, así como los sistemáticos  atropellos de miles de inocentes, serán la huella del fascismo, que algunos traidores promueven en Venezuela.

La comunidad internacional,  conoció ese oscurantismo en  el Chile de la dictadura de Pinochet. En esa época, el poder judicial chileno, mantuvo un cómplice silencio. Téngase presente.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*