LA SERIE CELIA CRUZ DE FOX: LA BURDA CAMPAÑA CONTRA LA HISTORIA DE CUBA

Publicidad

CELIA

Muchos esperaban que el demonio mostrara la cola. Ese es el caso de la serie Celia Cruz, transmitida por el canal 13 de Chile.

En el capítulo de ayer, 8 de febrero de 2016, el monstruo sacó sus garras. Al tratar el tema de la revolución cubana se hace una caricatura de los líderes revolucionarios, con un burdo guión que los pone más preocupados de ver cantar a la diva que de gobernar un país liberado de las garras de la mafia, sostén  de la dictadura de Batista que dejó una secuela de asesinatos, secuestros, torturas y corrupción.

La sospecha de muchos se hizo realidad. La cadena FOX, los mentirosos que le dijeron al mundo que Irak tenía armas de destrucción masiva para justificar el latrocinio y el saqueo de sus riquezas naturales, son los productores de esta serie sobre la vida de la cantante. Siguen fieles a su naturaleza de esbirros.

Quienes conocen algo de la historia latinoamericana de mediados del siglo XX, podrán constatar que el movimiento 26 de Julio, que llevó a los revolucionarios al capitolio cubano, el 1 de enero de 1959, fue celebrado y reconocido por la comunidad internacional como un rescate de la dignidad de los hijos de José Martí. El pueblo victorioso le hizo frente a los atropellos de las transnacionales norteamericanas. Éstas nunca dudaron en promover la masacre de patriotas financiando los golpes de estado en Guatemala, en 1954, y en Chile, en 1973, derrocando a demócratas como Jacobo Árbenz  y Salvador Allende.  Tampoco es menor el apoyo que otorgaron a asesinos seriales, rateros y traidores como Leónidas Trujillo, en República Dominicana y Pinochet, en Chile.

No pasa desapercibido, para la conciencia de los pueblos de la América hispana, el lavado de cerebros que pretenden hacer, subliminalmente, con la serie Celia Cruz. En esta saga panfletaria se ocultan los crímenes  contra Cuba, cometidos por terroristas pagados por la CIA, como Luis Posada Carriles o las agresiones como la de bahía de Cochinos, de 1961.

El Canal 13 de la televisión chilena, debiera examinar su historia de montajes y encubrimientos en favor de la impunidad de los delitos de la Dictadura de Pinochet, con personajes siniestros como los periodistas Claudio Sánchez y Pablo Honorato, sin dejar de mencionar a Raúl Hasbún. Todavía las víctimas esperan que este medio de comunicación les pida perdón. Parecen olvidar que ya los conocemos. Con la serie Celia Cruz, volvimos a recordar sus mentiras y engaños. Un criminal siempre regresa a sus andanzas.

Aprovechamos de dar un homenaje a Agustín Díaz Cartaya, un poeta y artista que engalanó el gesto emancipador de 1959, con las  bellas estrofas del himno del movimiento 26 de Julio, conocido como el Himno de la Libertad:

AGUSTÍN DÍAZ CARTAYA

Marchando, vamos hacia un ideal
sabiendo que hemos de triunfar
en aras de paz y prosperidad
lucharemos todos por la libertad.

Adelante cubanos…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*