CORTE SUPREMA RATIFICA FALSIFICACIÓN DEL EJÉRCITO PARA ENCUBRIR LA MUERTE DE TRES FUNCIONARIOS

Publicidad

EJÉRCITOEn fallo de casación, de 12 de abril de 2016, el supremo tribunal imputa a la alta oficialidad del Ejército de Chile , haber falsificado documentos públicos militares para encubrir su responsabilidad en el fallecimiento de tres funcionarios en la Antártica , el 28 de septiembre de 2005, cerca de las 14:00 horas.  Mandaron a la muerte a 3 personas: el capitán Enrique Encina Gajardo, y los suboficiales Fernando Burboa Reyes y Jorge Basualto Bravo.

Para engañar a la opinión pública falsificaron, posteriormente,  la fecha de un documento que debía servir para justificar la orden criminal de mandar al personal a una tumba de hielo. Éste aparece datado  en una época previa a los hechos: el 12 de septiembre de 2016, con la firma  adulterada del capitán Encina Gajardo, quien ya había muerto. Tuvieron la cobardía de tratar de inculpar a una de las víctimas, buscando manchar su nombre  de manera póstuma, sin que pudiera defenderse.

Esta torcida manera de actuar nos recuerda la explicación de la Fuerza Aérea para justificar el mal llamado “accidente de Juan Fernández”, ocurrido el 2 de septiembre de 2011, en que cegaron 21 vidas por enviar un Cesna 212, sin  combustible para regresar y con sobrepeso. En esa ocasión desplazaron tácitamente la culpa a los jóvenes pilotos fallecidos.  Como se puede apreciar, la cobardía  de los altos mandos es contagiosa.  .

  La Corte Suprema, da por asentados los hechos ocurridos en la Antártica, de la siguiente forma:

“d) El 28 de septiembre de 2005, el mando militar de la Dotación Antártica del Ejército resuelve que el Segundo Comandante dirija una expedición con la exclusiva finalidad de recuperar el trineo y las demás especies caídas en la grieta, lo que se materializa en condiciones climáticas adversas e inapropiadas y sin considerar los riesgos que tal operación representaba, como también omitiendo la oficialización de la actividad en cumplimiento a las disposiciones normativas que tal actividad de exploración requería.”

(…)

“i) Que, por otra parte, el Comandante de la Base Antártica, como una forma de ocultar al mando que lo que realmente realizaba la patrulla era única y exclusivamente tratar de recuperar el trineo, y porque además no se había elaborado ninguna orden que respaldara tal actividad, tomó la decisión de confeccionar una, para lo cual la data con fecha 12 de septiembre de 2005. Como dicha orden necesariamente debía llevar la rúbrica del oficial Explorador, Capitán Enrique Encina, desglosó la última hoja de una orden antigua y la anexó al documento ad-hoc confeccionado.”

Estos antecedentes se encuentran en el considerando quinto de la sentencia, rol: Rol Nº 1.494-2016.

El Consejo de Defensa del Estado, fiel a su indecencia en estos casos, señaló en el juicio que no correspondía otorgar reparaciones por daño moral  a la viudas e hijos de los funcionarios fallecidos, quienes debían conformarse con las pensiones de inutilidad. La Corte Suprema rechazó tal vileza y condenó al Fisco a indemnizar a los familiares.

LA CORRUPCIÓN MATA……………

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*