Peñalolén en llamas: secretaria de tribunal golpea a dos funcionarias.

Publicidad

IMG_2781
El siguiente relato-denuncia fue entregado por los funcionarios y testigos de lo sucedido el día viernes en dependencias del Juzgado de Policia Local de Peñalolen. Este medio intentó corroborar los antecedentes con el municipio. La alcaldesa, no ha entregado respuesta formal.

LA DENUNCIA DE AGRESIÓN Y MALTRATO

El pasado 20 de mayo, a las 8:50 de la mañana, la secretaria abogada titular del juzgado de policía local de Peñalolen, Bárbara Cánepa Mora,  ingresó y registró la oficina de la oficial primero, Karen Alfaro, con el propósito de acceder al libro de reclamos del tribunal, con el claro objetivo de destruirlo.

En ese libro existen numerosos quejas formuladas por  vecinos de la comuna en contra Cánepa. Debido a tal situación la señorita Alfaro se opuso al grave acto que intentaba ejecutar la secretaria abogada y le pidió a la abogada Carolina Ese que lo llevara a otra dependencia del mismo tribunal. Entonces, Cánepa salió persiguiendo a Carolina hasta la sala de audiencias, en presencia de los demás funcionarios, y le gritó: “cabra mierda, ordinaria recuerda que eres funcionaria honorario y serás la primera en salir de aquí”, mientras le propinaba certeros y fuertes goles de puño en la espalda, provocando que aquella azotará varias veces su cabeza en la puerta del tribunal. Mientras Cánepa intentaba conseguir a toda costa el libro otra funcionaria del tribunal,  María José González, intercedió, intentando detenerla, sujetándola por  las manos para evitar que  siguiera dando manotazos.

Luego, Karen Alfaro se acercó a la agresora y pidió a viva voz que se llamara a Carabineros.  Cánepa, reaccionó violentamente abofeteándola,  siendo finalmente controlada  por  Felipe Vílchez, empleado del juzgado, quien logró  evitar que la secretaria abogada continuará agrediendo a las funcionarias.

IMG_2783 Después de lo sucedido se llamó a la PDI y a la Municipalidad de Peñalolén para dar cuenta de los hechos. Funcionarios de ambas instituciones de apersonaron en el lugar. Los oficiales de la PDI finalmente detuvieron a Cánepa, trasladándola a la unidad ubicada en calle El Lago N° 5720, de la comuna. El procedimiento estuvo a cargo del Inspector, Juan Carlos Flores. Horas después la señora Cánepa quedó en libertad. Sus víctimas resultaron con lesiones, según los respectivos certificados médicos.

El mismo día de los hechos,las señoritas Ese y Alfaro, concurrieron a la Municipalidad de Peñalolén para denunciar formalmente la situación. El administrador municipal, don Patricio Escobar, no las recibió siendo atendidas por la abogada, doña Javiera Ahumada Villar, quien les comunicó de un supuesto sumario abierto contra la señora Bárbara Cánepa Mora.

Historia de conflictos:

En junio del 2015, Karen Alfaro, denunció a Cánepa, por constantes maltratos y hostigamientos laborales, ante Marcela Guerra, Jueza del Tribunal, quien, en su oportunidad, remitió los antecedentes a la alcaldesa, Carolina  Leitao, no obteniendo respuesta o algún antecedente hasta hoy.

El 19 de abril del 2016, 12 de los 20 funcionarios que trabajan en el Juzgado enviaron una carta a la alcaldesa de Peñalolén en donde le manifestaban ser víctimas de constantes agresiones y descalificaciones personales por parte de  Cánepa. Esta última, suele referirse al personal del tribunal como “…unos ordinarios, hijos de nanas o de maestros de construcción que viven en comunas pobres (como Peñalolén), no como ella que nació en Las Condes y en cuna de oro…”

Cánepa, es esposa de Francisco Ríos, juez de policía local de Lampa. Según relatan los funcionarios del tribunal, ella les ha manifestado en numerosas ocasiones que puede hacer lo que quiera y tratarlos como le parezca porque cuenta con todo el apoyo del diputado Jaime Pilowsky, quien sería íntimo amigo de su marido.

Por su parte, la Jueza de Policía Local de Peñalolén,  ha debido denunciar al Ministerio Público diversas conductas de Cánepa tales como inducción al perjurio para la obtención de duplicados de licencias de conducir, falsificaciones en expedientes judicial como de certificaciones que Canepa hizo en su calidad de ministro de fe. No obstante la gravedad de las denuncias,  los hechos, hasta ahora, no han despertado el interés de la Fiscalía y duermen el sueño eterno de las investigaciones desformalizadas, ya que al parecer “a nadie le parece grave” que la ministro de fe de un tribunal tenga este tipo de conductas.

La juez denunciante, durante el mes de septiembre del año recién pasado, recibió en su domicilio particular un sobre con amenazas en donde le exigían renunciar a su cargo  para evitar ser víctima de posibles delitos. La señora Marcela Guerra no lo hizo y en este lapso  ha sufrido  3 robos en su casa.

Todos los hechos descritos se ven amparados en la más absoluta impunidad. ¿Por qué Cánepa recibe tanta protección?. La Municipalidad de Peñalolén, ¿ qué medidas tomará ante tal comportamiento funcionario?, ¿privilegiará el amiguismo político por sobre la probidad administrativa?.

Finalmente, nos queda la duda: si la Municipalidad, con su lento actuar en la protección de sus funcionarios, ha optado por mantener  el manto de protección política y de favores que cubren a Cánepa.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*