ADIÓS COMANDANTE

f-y-aUn reconocimiento a quien, abandonando su posición privilegiada en su juventud como hijo de una acomodada familia de origen gallego, tuvo la generosidad, coraje y entrega para con los más desposeídos, virtudes propias de los grandes hombres, disponiendo de su vida en beneficio de la dignidad del pueblo cubano y de la solidaridad con los pueblos oprimidos del mundo.

Son innumerables las pruebas de lo expuesto.

f-y-m-xDe ello hay constancia desde Harlem, Estados Unidos, en los 60, cuando el comandante se hospedó en el hotel Theresa, en donde empatizó con las luchas por los derechos civiles recibiendo a Malcom X,  hasta Angola, África, cuando tropas cubanas liberaron su territorio de la amenaza sudafricana, derrotando la agresión racista en las batallas de Cuito Cuanavale y en Lubango.

f-1995En 1995, y en conmemoración de su compromiso con los derechos de los afromericanos, el comandante asistió a la congregación cristiana Baptista Abisinia de Harlem, invitado  por el reverendo Calvin Butts quien dijo en la iglesia que había recibido a Fidel Castro porque “es un visionario, un revolucionario que ha luchado por la libertad de toda la gente” . Este famoso templo de la comunidad negra de Nueva York, ciudad corazón del capitalismo mundial, tiene un interés histórico ligado al nombre de Adam Clayton Powell Jr., un pastor de la Iglesia que llegó a congresista e impulsó leyes para la igualdad de oportunidades en el empleo.

El Presidente cubano Fidel Castro Ruz, durante su visita a Angola, en las poblaciones de Kifangondo y Caxito, en compañía del Presidente angolano Agosthino Neto y la Miembro del Buró Politico del P.C.C., Celia Sánchez Manduley.B.N.Prensa Latina
El Presidente cubano Fidel Castro Ruz, durante su visita a Angola, en las poblaciones de Kifangondo y Caxito, en compañía del Presidente angolano Agosthino Neto y la Miembro del Buró Politico del P.C.C., Celia Sánchez Manduley.B.N.Prensa Latina

Comandante, sus enemigos nunca le perdonaron que nacionalizara los monopolios norteamericanos. No pudieron soportar que expulsara a la mafia de Cuba o que elevara la dignidad nacional impidiendo que soldados norteamericanos repitieran la ofensa de orinar el monumento al Libertador José Martí, como en 1949. Este último hecho fue un adelanto del impúdico desprecio imperialista manifestado por los torturadores de las cárceles secretas de la CIA y de Guantánamo respecto de sus víctimas.

No nos sorprende, entonces, que con tu muerte los gusanos, traidores y criminales de Miami estén de fiesta mientras la decencia está de duelo y luto.Tienen poderosas razones para ello. A partir del 1 de enero de 1959, con tu llegada a la Habana,  muchos traficantes de drogas, proxenetas, especuladores y gangsters debieron resignarse al exilio.

En Chile, en cambio, todavía debemos soportar que los Marines de la operación UNITAS violen impunemente niños, menores de edad de familias humildes, como ocurrió el 2006 y 2009, con el encubrimiento de la Armada chilena y de sus presidentes como el plutócrata Sebastián Piñera que los recibía con aplausos.A diferencia de Cuba, Chile, lastimosamente,  no tiene soberanía.

f-r-chA pesar del bloqueo asesino y del periodo especial, cuando se derrumbó la URSS,  Cuba, con sus pocos recursos, fue capaz de reconocer materialmente los derechos humanos a la salud, la educación, vivienda, igualdad racial, al deporte, a la ciencia, a la cultura y a la participación popular hasta en sus tribunales. En la Isla, no hay desaparecidos ni escuadrones de la muerte o torturados, como en la época de Batista. No hay crímenes raciales como los imputados a la policía norteamericana contra la población negra o a la policía chilena contra la población mapuche.  Es el país más seguro del mundo. La droga no tiene espacio para pudrir las intituciones y los cerebros de los niños. El fusilamiento del general Ochoa Sánchez, en 1989, fue una clara advertencia al narcotráfico. Sus cárceles tienen una dignidad para con los presos que no se conoce en otros países. Ni hablar de la protección contra la violencia doméstica o intrafamiliar hacia la mujer en donde Cuba tiene reconocimiento internacional. No hay sacerdotes asesinados, encarceladas o iglesias cerradas.

En Chile, paradigma del capitalismo tercermundista, mientras hay ricos con fortunas reconocidas por la revista Forbes, hay ancianos que se mueren esperando atención en los hospitales públicos, jubilados que no tienen pensiones para comer y jóvenes endeudados por una generación por haber estudiado en la universidad. Todo en beneficio de organizaciones criminales monopólicas que amparadas por el Estado, despojan y defraudan a la población más vulnerable con la previsión, la educación, la salud, las hipotecas bancarias, y con los productos básicos en los supermercados, sin contar con los tarifazos de los servicios esenciales privatizados como la electricidad, agua , gas y telecomunicaciones. Se debe denunciar,además,  la entrega de la explotación de los recursos básicos como el agua, el cobre y el salitre a transnacionales y al yerno del dictador genocida Augusto Pinochet, Julio Ponce Lerou, financista oficial de la política chilena. No debemos olvidar las cárceles boutique, como Punta Peuco, para los criminales pinochetistas de lesa humanidad sentenciados a penas irrisorias y con beneficios carcelarios.

Comandante, se deben considerar como condecoraciones las insolencias que vienen de la derecha golpista chilena, beneficiada con el traspaso y despojo de empresas estatales gracias al latrocinio y a la masacre pinochetista. Mención especial tienen las opiniones de Hernán Larraín, amigo oficial de la “Colonia Dignidad”, enclave alemán fascista de pedófilos, ubicado en el sur de Chile.

Fidel Castro, a diferencia de sus enemigos, nunca se confundió a la hora de mostrar humanidad. De ello son deudores hasta políticos de la ultra derecha chilena, como Andrés Allamand en referencia al tratamiento en Cuba de la enfermedad de su hijo Juan Andrés,  quien  ha reconocido públicamente sobre el comandante: “Para nuestra familia fue un verdadero ángel”. Ello sin perjuicio de la ayuda cubana enviada para aliviar las grandes catástrofes sufridas por Chile.

f-y-mComandante, fiel a tus convicciones, transformaste a Cuba en una potencia humanitaria con misiones médicas y educativas. En África, el primer destino fue Argelia, en el año 1963. Desde entonces, Angola, Etiopía, Guinea Bissau, Congo Brazzaville, Zimbabue y otros, destacan entre los países africanos que han recibido asistencia cubana. Concretamente, desde los años 60 hasta el 2014, 76.744 colaboradores de la salud han tomado parte en misiones en 39 países de África. En América, destaca la Misión Milagro, el mayor proyecto de salud de Cuba que ha operado, gracias al desarrollo alcanzado en la medicina, a millares de latinoamericanos pobres de países como El Salvador, Guatemala, Ecuador, Colombia, Costa Rica, Venezuela, Bolivia, Argentina y República Dominicana. No podemos dejar de mencionar el asilo a los perseguidos del mundo, entre ellos muchos chilenos, a los que otorgaste protección. El costo de tal solidaridad fue la resiliencia a los innumerables atentados de cobardes manos en contra de tu vida.

500px-ejercito_de_alfabetizadoresTu probidad, fuera de toda duda, te llevó a elevar el capital humano de tu pueblo y no el capital de una cuenta bancaria personal como lo hacen o hiceron muchos de tus críticos gracias a la corrupción de sus gobiernos.En tal sentido debemos recordar, entre otras, la campaña de alfabetización de 1960- 1961 con las Brigadas Conrado Benítez del Ejército de Alfabetizadores. Abriste las universidades cubanas a los postergados de la Humanidad. Muchos médicos del Hemisferio Sur  o del Subdesarrollo se educaron gratuitamente en tu amada Isla. A diferencia de los dictadorzuelos latinoamericanos, tú no le temías a un pueblo culto.

Tu modestia te llevó a ordenar que, en vida,  ninguna calle llevara tu nombre ni se elevaran estatuas, sellos postales o monedas en tu honor y menos fotografias oficiales en las oficinas públicas administrativas. En eso fallaste, ya que en la memoria de los desplazados que defendiste tienes un monumento construido en sus corazones. Mencionamos tus palabras emitidas desde las escalinatas de la Universidad de la Habana, el 13 de marzo de 1966:

En nuestro país nos cabe a los dirigentes revolucionarios la honra de haber establecido un precedente único hasta hoy, que fue una ley de la Revolución, una de las primeras leyes de la Revolución, estableciendo la prohibición de ponerle el nombre de ningún dirigente vivo a ninguna calle, a ninguna ciudad, a ningún pueblo, a ninguna fábrica, a ninguna granja; prohibiendo hacer estatuas de los dirigentes vivos; prohibiendo algo más: las fotografías oficiales en las oficinas administrativas.  Le cabe a esta Revolución ese honor. 

Nuestro modesto homenaje, al que parte a la eternidad, lo representamos en un verso del Libertador de Cuba, José Martí:

jose-martiCultivo una rosa blanca,
En julio como en enero,
Para el amigo sincero
Que me da su mano franca.
Y para el cruel que me arranca
El corazón con que vivo,
Cardo ni oruga cultivo:
Cultivo la rosa blanca.


Comandante, como la victoria la obtuviste en vida, no nos queda más que decirte: hasta la gloria siempre, nos vemos en Santiago de Cuba.

f-y-c

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*



*