ELENA MANQUEMILLA: LA MADRE QUE BUSCA JUSTICIA

Publicidad

Después de un largo recorrido por tierra desde Chiloé hasta la capital, la Sra. Elena Manquemilla llegaba al terminal de buses de Santiago, en la mañana del jueves 2 de marzo de 2017.

Venía con un importante encargo de la comunidad de Chonchi: entregar en el Palacio de la Moneda, en la Fiscalía Nacional y en la Dirección General de la Policía de Investigaciones, graves denuncias de corrupción pública.

LA HISTORIA

La tragedia de la Sra. Elena comienza el 6 de julio del año 2011, cuando secuestraron a su hijo Claudio Manquemilla, para asesinarlo y, luego, lanzar su cuerpo al lago Yal, en Chiloé

Acompañada por toda la comunidad de Chonchi y por los profesionales Jaime Brieba Quintana, perito criminalista; Rubén Jerez , abogado de DDHH; y por Luis Ravanal Zepeda, médico forence, ha dado una batalla titánica en contra del encubrimiento e impunidad del crimen que le robó la vida de su amado Claudio.

La Sra. Elena, denunció, en su momento, la complicidad de la Fiscalía de Castro, de funcionarios de Carabineros y de la PDI, en el homicidio.

Tal acusación abrió una investigación, actualmente pendiente y sin resultados,  en la Fiscalía Regional de Puerto Montt, por la falsificación de documentos públicos, perjurio de testigos, la obstrucción a la investigación, la omisión de denuncia y el ocultamiento de documentos oficiales en perjuicio de particulares y del Estado, ilícitos que se desprenden de la carpeta investigativa de la causa  RUC: 1100691105-8, RIT: 764 – 2011, del Juzgado de Garantía de Castro – Chiloé.

Los últimos actos de corrupción pública se refieren a la exhumación de los restos de Claudio, materializada el 5 de octubre de 2015, en donde funcionarios policiales de la PDI y la Fiscalía local manipularon las piezas del cadáver con el objeto de hacer desaparecer el hueso hioides, elemento esencial para determinar el ahorcamiento por intervención de terceros. Estas irregularidades fueron denunciadas a los medios de prensa de Chiloé por el Dr. Ravanal, quien, además, expuso a la opinión pública la vulneración de protocolos forenses y la obstrucción a su trabajo por parte de la Policía de Investigaciones.

DR. LUIS RAVANAL ZEPEDA

Sin embargo, lo más grave es la falsificación del informe criminalístico de la policía civil que atribuye la  causa de muerte de Claudio Manquemilla a una asfixia  por sumersión, es decir que éste se habría ahogado en el lago.

El Dr. Ravanal, señala que esa afirmación  de la PDI da cuenta de una falsificación ideológica del informe atendida la manifiesta contradicción con los antecedentes que se mencionan en el mismo. El dato relevante es que no se encontraron diatomeas en los órganos internos del cuerpo del occiso.

IMPORTANCIA DE LAS DIATOMEAS

El perito criminalista Jaime Brieba nos explicó la denuncia del Dr. Ravanal.

Envió a nuestro medio, el siguiente texto extraído de su literatura científica basada en los trabajos de José Luis Romero Palanco, Catedrático de Medicina Legal y Forense de la Universidad de Cádiz:

Las diatomeas son algas celulares eucarióticas (Bacillariophyceae), que se encuentran presentes tanto en el agua dulce como en el agua salada.

El Primer Congreso Mundial sobre asfixia por sumersión, celebrado en Amsterdam (Holanda) en el año 2002, ha venido a definirla como el proceso de experimentar insuficiencia respiratoria por la sumersión o inmersión en un líquido.

La aplicación de las diatomeas para el diagnóstico de la asfixia por sumersión se basa en el hecho de que penetrarían en los pulmones conjuntamente con el líquido de la sumersión, y si el sujeto se encuentra vivo, con actividad cardiocirculatoria eficaz, atravesarían el filtro pulmonar y se diseminarían por todo el organismo a través del torrente circulatorio, pudiendo identificarlas en la médula ósea, hígado, cerebro o riñones. Si se tratara de un cadáver arrojado o caído al agua, las diatomeas podrían penetrar de forma pasiva en el aparato respiratorio, pero no podrían llegar a otros órganos al no existir actividad circulatoria.

PERITO CRIMINALISTA JAIME BRIEBA QUINTANA

Jaime Brieba concluye: En consecuencia, la falta de diatomeas, al contrario de lo que indica el informe policial de la PDI, es un signo manifiesto que lo lanzado al lago fue un cadáver, lo que sustentaría la hipótesis que Claudio Manquemilla fue asesinado en tierra.

DENUNCIAS EN SANTIAGO

La Sra. Elena, no encontrando acogida, en las instancias locales, a sus legítimas acusaciones pasó al papel las denuncias del Dr. Ravanal para emplazar a las autoridades nacionales.

LA SRA. ELENA EN LA MONEDA

Acompañada de Jaime Brieba, y por su abogado Rubén Jerez, la Sra. Elena se dirigió con paso firma a la oficina de partes de la casa de gobierno. Se enfrentó a la guardia de palacio y solicitando permiso, ingresó a la sala que recibe la documentación dirigida a la Presidenta de la República.

La carta – denuncia, remitida a la Jefa de Estado, describe las irregularidades evidenciadas por el Dr. Luis Ravanal. Se destaca en una de sus partes:

Si bien es cierto que Vuestra Excelencia, no puede inmiscuirse en procesos judiciales pendientes, ello no es óbice para cumplir con el deber que impone el artículo 175 del Código Procesal Penal, consistente en denunciar los delitos que se encuentren en su conocimiento, sin perjuicio de instruir las investigaciones destinadas a determinar las responsabilidades disciplinarias de los funcionarios de la Administración.

En conclusión, funcionarios públicos se han organizado para encubrir un alevoso crimen y asegurar su impunidad.

Nuestra comunidad exige de parte de la autoridad un trato igualitario en dignidad y derechos. Esto pasa, necesariamente, por el irreprochable ejercicio de las potestades públicas que la Constitución asegura en las Bases de la Institucionalidad, especialmente en sus artículos 1°, 4°, 5°, 6°, 7° y 8°.

A quienes nos ofenden, al desvalorar nuestros orígenes humildes y modestos enraizados en el sur profundo de Chile, les debemos advertir que las faltas de probidad y transparencia en las actuaciones de los órganos estatales involucrados, no han pasado desapercibidas ante nuestros ojos ingenuos.

LA SRA. ELENA EN LA FISCALÍA NACIONAL

Luego, la Sra. Elena se trasladó a la calle General Mackenna, en el centro de la capital llevando una denuncia penal al 2°  piso de la Fiscalía Nacional. En ese escrito reitera las ilegalidades cometidas por el Ministerio Público en Chiloé y solicita su investigación y sanción, agregando la  falsificación del informe de la PDI, recaído en la exhumación del cadáver de su hijo.

Después cruzó a la vereda sur de General Mackenna.

LA SRA. ELENA EN LA DIRECCIÓN GENERAL DE LA PDI
INGRESO DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE LA PDI

En ese lugar se ubica la Dirección General de la Policía de Investigaciones de Chile. En el primer piso y en la entrada colindante con la calle Amunátegui, entregó una copia de la denuncia dejada a la Presidenta, con la finalidad de poner en conocimiento del Director Nacional las impropiedades y delitos que algunos de sus funcionarios cometen contra la comunidad de Chiloé.

Encontrándonos en el paseo Huérfanos con calle Morandé, al terminar este largo recorrido iniciado en la comuna de Chonchi hasta el Palacio de la Moneda, le preguntamos a la Sra. Elena si sentía cansancio por el viaje y por la inmediata vuelta en bus a su hogar, y nos respondió:

“Vengo de Chonchi, Chiloé, donde las personas son sacrificadas y solidarias. A ellas tengo mucho que agradecerles por acompañarme en mi dolor de madre.”

INGRESO DEL PALACIO DE LA MONEDA

“Soy una mujer humilde y he luchado toda mi vida.”

“Para reclamar justicia por mi hijo puedo llegar al cielo caminando”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*