CHÁVEZ ESTÁ EN ESTADOS UNIDOS: VIVE EN EL CORAZÓN DEL BRONX

por María Josefina Arce

El legado del fallecido presidente Hugo Chávez rebasó las fronteras de su natal Venezuela y está presente sobre todo en América Latina y el Caribe. Pero su huella también es imborrable en el propio territorio de Estados Unidos, precisamente el país que intenta por todos los medios echar por tierra los avances de la Revolución Bolivariana.

Habitado en la actualidad en su mayoría por latinos y afronorteamericanos, el Bronx, en la ciudad de Nueva York, es uno de los condados más pobres de Estados Unidos y hasta donde llegó la mano solidaria y generosa de Chávez.

Ese territorio, donde el 38% de la población vive bajo la línea de pobreza, recuerda con especial emoción el año 2005, cuando en septiembre recibió la visita del presidente venezolano, quien se comprometería a enviarles combustible para poder enfrentar el duro invierno.

Para los residentes de ese condado neoyorkino fue Chávez una persona humanitaria, preocupada por el bienestar de los pobres. No hay presidentes de Estados Unidos que hayan visitado el sur del Bronx en años, aseguran.

Cerca de 2 millones de estadounidenses en 25 estados han recibido 860 millones de litros de gasóleo por un valor de 465 millones de dólares desde 2005 a través de la petrolera Citgo, subsidiaria de la compañía estatal venezolana, PDVSA, asociada a Citizen Energy Corporation.

No solo familias, sino también 252 comunidades Nativo Americanas y 245 refugios para desamparados se han beneficiado con la asistencia solidaria que cobró especial importancia en 2012, cuando el entonces primer mandatario norteamericano, Barack Obama, recortó en 25% sus programas de ayuda en calefacción.

Al calor de esta solidaridad venezolana nacería PETROBRONX, conformada por 34 instituciones sociales, a través de la cual se distribuyó la ayuda destinada no solo a garantizar la calefacción en el crudo invierno, sino a promover otras iniciativas sociales.

Así se llevarían a cabo programas de educación, cooperativas de alimentos y hasta de limpieza del río Bronx, que separa el distrito de la isla de Manhattan, lo que ha significado una mejoría en la salud de muchos, gracias al humanismo que le impregnó Chávez a la Revolución Bolivariana.

De hecho el 17% de los niños residentes en barrios cercanos al río padecen de asma, el doble que el resto de Nueva York, debido a todos los residuos vertidos.

Computadoras, instrumentos musicales y otros fueron adquiridos para la comunidad con los fondos aportados por la Revolución Bolivariana.

El Bronx no olvida a Chávez, fallecido hace cuatro años en Caracas. Su carisma, compromiso y preocupación por los más humildes está grabada en sus habitantes y hoy su imagen está presente en un gran mural que adorna las calles del condado de Nueva York.

Precisamente su legado en su país y en todo el hemisferio quedará asegurado en estas y otras muchas personas a las que inspiró para luchar por una vida mejor para los pobres y oprimidos.

Editado por Maria Calvo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*



*