GANÓ ECUADOR – PERDIÓ LA CNN Y EL MERCURIO

Se impuso en Ecuador la honestidad y la sensibilidad social. Ganó Lenín Moreno.

Al final de la jornada, las caras de Patricia Janiot y de Andrés López, de CNN, estaban largas y tristes. Desde Quito, en el Hilton Colón, cumplían, lo mejor que podían, su función permanente respecto del Ecuador: desestabilizar.

Partieron temprano repitiendo las encuestas falsas de la empresa Cedatos, pagadas por el Banco Guayaquil y por el candidato de la derecha.

Luego, a las 17:00 horas, transmitieron en vivo el discurso de triunfo del perdedor, el banquero Lasso. Preparaban, así, la salida a la calle de los gorilas de siempre para producir desmanes y llamar a la intervención de las Fuerzas Armadas, intento capitaneado, en la primera vuelta, por Andrés Páez, el golpista que acompañaba al banquero como candidato a la vicepresidencia.

El pueblo ecuatoriano, dio un ejemplo cívico de paz y tranquilidad en esta jornada, siguiendo el llamado de Alianza País de evitar las provocaciones. No hubo excusas para un movimiento contrario al proceso democrático.

La ponzoña de Patricia Janiot, incrédula de la derrota, escupía sus “dudas” y preguntas capciosas a los invitados a sus entrevistas, sobre el futuro gobierno. Su blanco especial fue el Vicepresidente Jorge Glass. La incomodidad de Janiot tiene explicación: La CIA ya no le pagará el bono prometido.

Como había que justificar el dinero invertido por la desestabilización, la CNN, cerca de las 20:00 horas pasó a reportear los disturbios artificiales, cubiertos por el canal derechista Ecuavisa, en Manabí. Andrés López,  a las 20: 53 horas, estaba a cargo de las manifestaciones de los seguidores de Lasso, ante el Consejo Nacional Electoral en Quito.Qué casualidad.

Junto con esos “incidentes”, armaron otro montaje desesperado con una entidad privada denominada “Participación Ciudadana”, para señalar que no había ganador claro.  Patricia Janiot, volvió a sonreír llamando sutilmente a los perdedores a no aceptar los resultados. La alegría le duró poco. Esa parodia fue desmentida, a las 20: 41 horas,  por  Juan Pablo Pozo Bahamonde, presidente del Consejo Nacional Electoral que oficialmente entregó los resultados favorables a Alianza País.

Otro instrumento, para crear las dudas, fue César Monge, director de la campaña derechista. A las 21:00 horas, usaba supuestas actas electorales de Ambato, con el objeto de cuestionar los resultados y llamar a las calles a los violentistas que gritaban desde Guayaquil, en la sede del candidato perdedor. Todo emitido en directo por Ecuavisa y CNN.

Lasso, a las 21:40, incitaba por televisión a levantarse contra la elección. Era el guión programado. Mientras ello ocurría Janiot se reunía con Marco Arauz, del medio El Comercio, para hablar de fraude. Levantar la sospecha es el camino para una intentona de facto de última hora. Lo que no explicaron es que Alianza País logró la mayoria en el Parlamento y que, en consecuencia, era previsible que ganara la Presidencia.

En cambio, a las 21: 53 horas, Lenín Moreno, con su integridad, le cantaba a la Patria los versos de Antonio Machado, en la versión de Joan Manuel Serrat: Caminante…

El Mercurio, por su parte, desde Chile, fiel a su tradición reaccionaria, propagaba la victoria segura del derrotado Lasso, desde su línea editorial a través de sus enviados “especiales”, Javier Méndez Araya y Gaspar Ramírez. Era un llamado encubierto a la intervención si ganaba Lenín Moreno.

En la edición del sábado 1 de marzo, previo a la segunda vuelta, ya mostraba su desembozado interés: La caída de Ecuador, en manos reaccionarias, implicaba sacar un eslabón importante del ALBA para aislar a los gobiernos progresistas que integran esta instancia de cooperación anti-imperalistas en Latinoamérica.

El problema de El Mercurio, como dice el abogado de DDHH, Rubén Jerez, es que, al tomarlo, las manos del lector se tiñen con sangre.

Lo mismo pasa con los otros medios de su propiedad: La Segunda y las Últimas Noticias.

El letrado, seguramente se refiere a los pagos recibidos por El Mercurio de la Policía Secreta de Pinochet, la DINA, mediante cheques,  documentos que llevaban la inconfundible firma del jefe de la misma, el siniestro Manuel Contreras, que fueron cobrados desde la cuenta corriente N° 13280724 del Banco de Crédito e Inversiones de la época, la que en todo caso figuraba bajo el nombre falso de “Dirección de Rehabilitación Nacional, DINAR”.

A juicio de organismos de Derechos Humanos, los pagos efectuados por la DINA a estos órganos de prensa, explican no sólo el ocultamiento en la información de estos medios acerca de los crímenes de la dictadura, sino también su complicidad al informar sobre supuestos enfrentamientos en los que murieron militantes de izquierda, cuando judicialmente quedó establecido que sus muertes fueron asesinatos y desaparecimientos.

Entre estas informaciones de prensa está la Operación Colombo. Esta fue un montaje de la dictadura sobre 119 detenidos desaparecidos que algunos de esos medios hicieron figurar como ejecutados por sus propios compañeros en Argentina, producto de rencillas políticas internas o muertos en inventados enfrentamientos con las fuerzas policiales argentinas.

También está el crimen de Rinconada de Maipú,  en el cual el profesional Jerez aparece como abogado de las víctimas,  en el que algunos periodistas “cubrieron la espalda” de la DINA difundiendo un falso enfrentamiento con agentes, cuando los prisioneros salieron muertos desde Villa Grimaldi, tal como confirmó la investigación judicial sobre el caso.

A ello se suman los múltiples falsos intentos de fuga de prisioneros informados por estos medios en Santiago y regiones, cuando los juicios y respectivos protocolos de autopsia determinaron que fueron crímenes, como aquellos de Pisagua, Temuco, San Antonio, Copiapó, Calama, Linares y Santiago, entre otros.

El referido informe de la Corte Suprema sobre esta abultada cuenta camuflada, está adscrito al expediente sobre el crimen del ex canciller de Salvador Allende, Orlando Letelier, cometido por agentes DINA en Washington en 1976. En él se revisaron todos los movimientos bancarios ocurridos en esta cuenta durante 1975, cuando la DINA reinaba en Chile.

1 Comment

  1. Las verdades se demuestran solitas asi tambien se comprueba una vez mas que el bien triunfa sobre el mal; por ahora no pudieron con Ecuador, triunfo la democracia, triunfo el pueblo, seguimos siendo libres y cuidaremos que asi sigamos por muchas generaciones venideras para que nadie nos quite todo lo bueno que se ha logrado para el pais y la patria grande. Hasta la victoria siempre con Rafael Correa, Lenin Moreno y Jorge Glass.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*



*