EL CRIMEN OCULTO DE LOS MATTE: EL ASESINATO DEL GENERAL SCHNEIDER Y SUS VINCULACIONES CON LA CIA.

Publicidad

Por Patricio Mery.

La familia Matte, símbolo de la oligarquía chilena, dueña por décadas del monopolio del papel a través de la CMPC[1] y con inversiones en ámbitos tan estratégicos como la electricidad y otros,   es conocida en la actualidad por gran parte de los hogares chilenos gracias al abuso confesado[2] en perjuicio de los consumidores, derivado del escándalo de la colusión del papel higiénico.

Ahora dirigen el gremio empresarial SOFOFA, a través de uno de sus vástagos, Bernardo Larraín Matte.

Su participación en la desestabilización violenta del gobierno del Salvador Allende no es un antecedente nuevo.

Tampoco lo son los subsidios del Estado que, en reconocimiento de lo anterior, le otorgó la dictadura militar, de hasta un 75% de sus plantaciones forestales, especialmente las ubicadas en el territorio usurpado al pueblo mapuche. (Artículo 21 del DL 701 del año 1974). Todo ello en momentos en que los golpistas masacraban chilenos en las calles de Santiago, lanzaban a la cesantía a gran parte de la población con el shock económico de los Chicago Boys y quebraban a innumerables industriales, microempresarios y medianos agricultores.

Es decir, que mientras se liberalizaba la economía con el eslogan que cada uno se rascaba con sus uñas, los Matte tuvieron el privilegio de seguir al amparo de la economía socialista – intervencionista a través de jugosos subsidios. Estos señores son los defensores de la economía abierta.

Algunas  cifras: Mientras el gobierno de Allende terminó con un desempleo controlado del  4,6% [3] , la dictadura militar , el año 1974 , tenía una inflación del  746,2 %[4], con un desempleo del 16% el año 1975, llegando cerca del  20% entre 1977 a 1982.[5] El sector público alcanzó en ese periodo un 30% de despidos. En este contexto, el Estado privilegió a la familia Matte.

El diseño económico, en beneficio de los Matte, fue preparado por los golpistas de la Armada de Chile, a través de un documento llamado “El Ladrillo”[6], redactado con anticipación al 11 de septiembre de 1973, cuyos “patriotas” Comandantes en Jefe, fieles a sus patrones estadounidenses, amparan y encubren, hasta el presente, las violaciones de niños pobres en Valparaíso por los marinos norteamericanos de las UNITAS, crímenes ocurridos los años 2006 y 2009.

LOS MATTE, LA CIA Y EL ASESINATO DE UN COMANDANTE EN JEFE DEL EJÉRCITO CONSTITUCIONALISTA[7].

Cuando se camina por calle Agustinas, en el microcentro de Santiago, entre las calles Teatinos y Amunátegui, no se puede dejar de pasar por el frente del edifico de la CMPC – La Papelera de los Matte, en donde funcionaban las dependencias locales de la CIA y de la Agencia de Inteligencia de la Defensa, DIA –  noveno piso, desde las cuales se ejecutaron las órdenes de Kissinger[8], Secretario de Estado Norteamericano, destinadas a asesinar a un Comandante el Jefe del Ejército de Chile. El edificio de la Embajada Norteamericana pasó “familiarmente” a la empresa de los Matte con la tradición golpista y criminal que lo precede.

Sin embargo, el antecedente nuevo lo entrega uno de los partícipes del asesinato del general René Schneider, Juan Luis Bulnes Cerda.  Éste, en su círculo íntimo, no se cansa de repetir que su reclutamiento para esa operación terrorista la realizaron los Matte, con ocasión de un funeral familiar, cuyo compromiso se ratificó con la entrega de una bolsa de basura llena de dinero para ser utilizado en el momento adecuado. Juan Luis Bulnes, señala que no estuvo en su mente disparar en contra de Schneider y que convocado para el secuestro del alto oficial, la hipótesis del asesinato nadie se la comunicó dado que la habría rechazado. Le angustia haber sido parte de un crimen, cuya planificación estuvo destinada desde siempre al homicidio, como lo concluye después de reflexionar sobre el silencio de los Matte cuando les preguntó la razón para no incluir a uno de sus hijos en un operativo que, según le señalaron, tenía la heroica finalidad de salvar a Chile del gobierno del Allende.

El fatídico 22 de octubre de 1970, Juan Luis Bulnes, según sus dichos, solo tenía la tarea de abrir el seguro de la puerta trasera del vehículo que transportaba al general Schneider. En la intersección de las calles Martín de Zamora con Américo Vespucio, el objetivo era llevar a cabo el secuestro, mientras se distraía al chofer forzándolo a bajar por medio de la argucia de provocar una colisión trasera desde uno de los vehículos de los conspiradores.    El Mercedes Benz azul, del Comandante en Jefe del Ejército, había salido de su casa a las 8:10 de la mañana, sin escolta, en compañía de su chofer. Dice haber sido víctima de un engaño y que, a la luz de los sucedido, le parece que los otros miembros del comando de ultra derecha, si sabían que la misión era quitarle la vida a la víctima.

Le complica pensar que fue engatusado por personas que eran parte del complot, y en las que confiaba plenamente, como los Matte, el General Director de Carabineros, Vicente Huerta Celis y otros generales del Ejército, entre ellos Camilo Valenzuela, y almirantes, como Hugo Tirado Barros, quienes lo instaron, seguramente por su afición al boxeo, a participar en un secuestro, digitado y financiado por la CIA[9], cuya finalidad oculta[10], era atentar en contra de la vida de un oficial de Ejército, tan respetable como René Schneider. Sus convicciones religiosas lo llevaron a declarar ante la Fiscalía Militar, que instruyó la investigación del crimen, y como conclusión de lo sucedido, que: “A lo mejor lo matamos. Que Dios nos perdone. Todo sea por Chile y por la patria”.

Los Matte, con la característica cobardía, hipocresía y cinismo criminal, tan propios de la oligarquía chilena, nada dicen sobre su responsabilidad en crímenes tan abyectos, en los cuales fueron titiriteros.

LOS MATTE Y LOS MONTAJES DE CARABINEROS EN LOS ATENTADOS EN LA ARAUCANÍA.

VICENTE HUERTA CELIS

Los Matte, complotaron para asesinar a un Comandante en Jefe del Ejército en 1970 y dar un golpe de Estado en 1973, al alero de un traidor, al servicio de los intereses extranjeros de la CIA, como el General Director de Carabineros, Vicente Huerta Celis. Por órdenes de éste, los carabineros de punto fijo que custodiaban la casa del general Schneider, fueron retirados el día del asesinato, seguramente para producir la desprotección e impedir que se detectara la vigilancia y el seguimiento de los asesinos. Uno de los homicidas materiales, que utilizó una Colt. 45, Jaime Melgoza Garay[11], fue premiado en dictadura, con su incorporación como matón a sueldo del SICAR: Servicio de Inteligencia de Carabineros, lo que indica que la traición de Huerta Celis fue total. Este último, después de renunciar “voluntariamente”, en 1970,como consecuencia del crimen, partió a Estados Unidos, regresando en octubre de 1973 para integrar, el año 1976, al Consejo de Estado de Pinochet y, para verguenza nacional,  terminó como senador designado por el Consejo de Seguridad Nacional, entre los años 1990 y 1998.

Los vínculos anteriores siguen vigentes. Las empresas forestales de los Matte, para continuar depredando el medio ambiente y el entorno natural mapuche requieren de la militarización de la Araucanía. Han transformado a carabineros en sus pretorianos financiados por todos los chilenos.

¿Cómo producir la justificación?. Con infiltrados de Carabineros, ( Dipolcar – Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros), materia en donde el actual General Director, Bruno Villalobos, es un artista.Con la prensa preocupada de los mapuche, pasaban desapercibidas las malversaciones de caudales públicos, en Carabineros de Chile, cuyo último cómputo va en 26.000 millones de pesos, con tendencia al alza.

En este ámbito se encuentra el oficial de Carabineros, Patricio Marín Lazo, que utilizó al joven mapuche, Raúl Castro Antipán, como infiltrado operativo en comunidades mapuche, quien, además, de entregar información a la DIPOLCAR, perpetró atentados con el objetivo de inculpar a dos jóvenes de la comunidad mapuche Autónoma de Temucuicui:  Luis Marileo y Patricio Queipul, en el denominado “Caso Peaje Quino”. Esta operación está acreditada en los audios del juicio respectivo[12]. Al informante se le presionó con la promesa de salvarlo de un proceso por hurto de material de guerra en el Regimiento de Coyhaique, ante la Fiscalía Militar, en donde, “extrañamente”, salió libre previo pago de multa.

CITAS:

[1] Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones, más conocida como CMPC o “La Papelera”, es un holding empresarial forestal y papelero controlado por la Familia Matte. Fue fundada por el Estado de Chile el 12 de marzo de 1920. La empresa es la segunda dueña de plantaciones forestales en Chile y su principal producto es la elaboración de celulosa. Esta representa cerca de un 35% de sus ventas anuales. Además de producir celulosa CMPC produce productos intermedios derivados de la madera, como tableros, contrachapados, entre otros, así como productos terminados, como cartones. Entre estos productos terminados se encuentra el papel higiénico, toallas de papel, pañuelos desechables, servilletas y otros, ofrecidos al mercado a través de sus marcas: Elite, Confort, Nova, Ladysoft, Babysec, Noble y Cotidian.

La Colusión del Confort explicada con manzanitas

[2] Las dos empresas se acogieron al mecanismo de delación compensada, haciendo autodenuncias de sus prácticas. De acuerdo al documento presentado por la Fiscalía Nacional Económica – FNE: “los ejecutores de la conducta eran conscientes de su ilicitud”. La afirmación se basa en que “evitaron traspasar información en formato digital o por correo electrónico institucional”, crearon cuentas de correo personales para intercambiar información del acuerdo, utilizaron celulares prepago para comunicarse con la competencia y “ejecutivos de la CMPC llegaron incluso a deshacerse de computadores arrojándolos al canal San Carlos de Santiago en diciembre de 2011”. http://www.24horas.cl/economia/fiscalia-nacional-economica-denuncia-colusion-entre-empresas-de-papel-higienico-1829119#

[3]Rosende (1987), Una interpretación del desempleo en Chile, Universidad de Chile, CEP

[4] Valenzuela, Arturo. The breakdown of democratic regimes, Chile. Johns Hopkins University Press, 1978, Pág. 157.

[5] Solimano, Andrés (Septiembre de 1981). «Contractionary devaluation in the southern cone: The case of Chile». Journal of Development Economics 23 (1): 135-151.

[6] La cúpula golpista de la marina, pidió en 1972 -al oficial naval en ‘retiro’ desde 1968 y activo al mismo tiempo en la Inteligencia naval Roberto Kelly Vásquez- (trabajaba como  ‘civil’ ‘administrando’ una de las plantas de pollos broiler de Agustín Edwards) que se contactara con economistas derechistas a fin de tener un plan económico a ejecutar a partir del golpe militar. Ya que según los marinos golpistas: “botar a Allende no cuesta nada. Lo importante es tener un plan económico”.

Se puede asegurar que la cabeza golpista de la marina- a esa fecha- tenía claro que iba a desencadenar un  golpe de Estado y que necesita un plan económico al mismo tiempo. No iba a desencadenar  el golpe de Estado hasta no tener en sus manos el plan económico.

Roberto Kelly, para el efecto se contacta con el empresario ‘gremialista’ y profesor universitario Emilio Sanfuentes Vergara. Con quien tenía estrecha amistad. http://www.cedec.cl/2016/02/20/el-ladrillo-los-que-participan-en-el-diseno-del-plan-economico-de-la-dictadura/

[7]Hemos aceptado el veredicto de las urnas. Reconocemos y apoyamos en estos momentos a dos postulantes a la Presidencia de la República, que son los que obtuvieron las dos primeras mayorías relativas, el señor Allende y el señor Alessandri. Legalmente le corresponde al Congreso Nacional decidir cuál de los dos será el futuro Presidente de Chile, y a quien elijan ahí, lo debemos apoyar hasta las últimas consecuencias” Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas General René Schneider. Septiembre 1970.

[8] El diario The Washington Post publicó la transcripción de una conversación en la que el presidente Richard Nixon y su entonces Consejero para la Seguridad Nacional, Henry Kissinger, bromean sobre un asesinato cometido por la CIA que no puede ser otro que el de Schneider.

Kissinger: La CIA es demasiado incompetente en hacerlo. Te acuerdas … Nixon: Sí, pero lo mejor es (palabras no claras).

Kissinger: … cuando sí intentaron asesinar a alguien, necesitaron tres intentos … Nixon: Sí.

[9] “La estación ha dado instrucciones al Agregado de entregar US 50.000, si general Valenzuela solicita”

National Security Archive Cable 592 22 de octubre de 1970.

[10] “La eliminación del General Schneider de un puesto clave de comando (Jefe de las Fuerzas Armadas) hace a Allende y a los comunistas aún más vulnerables que antes. El General Schneider herido mortalmente en un atentado la semana pasada, ha sido descrito como favorable a Allende. Se sabe que continuamente bloqueó los intentos golpistas de generales más decididos… Se piensa que si los balazos a Schneider no fueron realmente el preludio al golpe, fueron una hábil maniobra para eliminar de las alturas al único hombre que habría permitido a Allende infiltrar y neutralizar al Ejército.” Documento de la ITT, de fecha 25 de octubre, enviado por Robert Berrellez a Hal Hendrix.

[11] ALIAS “SEVERINO”. VIENE DEL COMANDO ELECTORAL PRESIDENCIAL DE JORGE ALESSANDRI, CALLE CATEDRAL ‘70.  EN BRIGADA ‘BIC’ ‘74. BRIGADA ‘MIRAFLORES’.  AGENTE SICAR. EN ATENTADO FRUSTRADO EN EE.UU CONTRA MIEMBRO OPOSICIÓN A PINOCHET: GABRIEL VALDÉS SUBERCASEAUX (PDC), EVITADO POR SECRETARIO GENERAL ONU. TAMBIÉN EN SUIZA, PARA ATENTAR CONTRA RADOMIRO TOMIC (PDC), EVITADO POR LA GENDARMERÍA SUIZA.

[12]https://www.mixcloud.com/villafrancia-radiopopular/declaraci%C3%B3n-de-ra%C3%BAl-castro-antipa%C3%A1n-caso-peaje-quino/

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*