EN CHILE: LA FISCALÍA AYUDA A LA CORRUPCIÓN POLÍTICA DE GRAN ESCALA

Publicidad

El Fiscal Pablo Gómez, que encubrió las violaciones de menores en Valparaíso, cometidas por los pedófilos de la Operación Unitas, el 2006 y 2009, hace otra de las suyas.

Informe de Fiscalía Nacional calificó como “ventajoso” acuerdo con SQM
Fiscal regional de Valparaíso, Pablo Gómez, persecutor de la causa SQM.

Busca dejar en la impunidad penal a la empresa Soquimich, dirigida por el yerno de Pinochet, Julio Ponce Lerou. En un país decente sería disuelta como asociación ilícita. En Chile, republiqueta bananera pero sin bananas, Soquimich puede contratar hasta con el Estado a través de Corfo.

Todos saben como le robaron al Estado dicha empresa, para traspasársela al yernísimo. La Concertación se comprometió con el tirano a no revisar los fraudes y latrocinios con las empresas públicas o el salvataje de los bancos de la crisis de los  años 1981 al 83. En el año 82, el PIB chileno se redujo un 14,3% y el desempleo aumentó al 23,7%.[1]

Se ha descubierto, en los últimos años, la red de corrupción generalizada y profunda en el centro de la institucionalidad del país. Esto se encuentra públicamente acreditado con el  financiamiento mafioso de campañas políticas presidenciales, senatoriales y otras. Como contraprestación, una importante facción de la clase política se encarga de la protección de monopolios o de los contratos leoninos con el Estado,  destinados a saquear las riquezas nacionales como el patrimonio marino, el yodo, el agua, el litio o el cobre.

Cuando los zares de la corrupción y sus empresas mafiosas han sido llevadas a juicio, la fiscalía pretende ocultar todo mediante salidas alternativas,  evitando que la suciedad salga a la luz. Se busca, además, la impunidad del criminal poderoso. Es por ello que en Chile se dice que en la cárcel común solo están los delincuentes pobres y en las cárceles- resort, los violadores de derechos humanos de la dictadura pinochetista, olvidados por sus patrones capitalistas a los que enriquecieron con la masacre del pueblo.

La audiencia con Soquimich para discutir el privilegiado ofrecimiento del Ministerio Público, está agendada para este 26 de enero.

En este contexto debemos señalar que según las disposiciones de la Ley N° 20.393, la personalidad jurídica de una empresa corrupta debe ser juzgada mientras los hechos investigados se vinculen a delitos de lavado de activos, financiamiento del terrorismo o COHECHO. Y su responsabilidad penal podrá perseguirse mientras la empresa no se haya implementado un política de prevención del delito.

El acuerdo que habría definido el Fiscal Gómez con SQM – Soquimich, para suspender el proceso consideraría el pago de US$ 3,8 millones (poco más de un tercio de beneficio fiscal y, el resto, a una institución de beneficencia por definir), el compromiso de la empresa a la entrega de informes periódicos y la implementación de talleres internos para la prevención de delitos. Si en el plazo de un año la minera cumple las condiciones, podría pedir el sobreseimiento definitivo de la causa.

Como se puede apreciar, los delincuentes de gran envergadura pueden, a cambio de suculentas sumas,  contar con la tranquilidad de ver que sus fechorías serán avaladas por el Ministerio Público que en esta materia no se equivoca respecto de la defensa de intereses de clase.

Notas:

[1] José Pablo Arellano – economista: ( La crisis de 1982) – Fue lo que podría considerarse una crisis perfecta: desregulación financiera que facilitó el manejo irresponsable en los principales bancos del país;  fijación del tipo de cambio para facilitar el control de la inflación, lo que generó exceso de endeudamiento y de gasto privado, que se tradujo en un déficit de cuenta corriente insostenible. Las consecuencias fueron gravísimas con la caída de la producción en más de 13%, el desempleo superior a  26%, la intervención a la banca, el rescate de deudores insolventes que costó al Estado -y en definitiva a todos los chilenos- más del 35 % del PIB. http://www.latercera.com/noticia/a-30-anos-de-la-gran-crisis-economica/

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*