BITRAN: EL NUEVO CONTRATO DE SANGRE CORFO – SQM SOQUIMICH / ENTRE LA CORRUPCIÓN Y LA TRAICIÓN

Publicidad

Por Patricio Mery

En Chile, quizás por su clima, se da una permanente cosecha de corruptos y traidores. Un paradigma de ello es la existencia de la empresa Soquimich, que alguna vez fue del Estado para el servicio de todos los chilenos y que el dictador Pinochet, después del golpe de 1973, transfirió a su yerno Julio Ponce Lerou. Este saqueo solo fue posible con la tortura, el asesinato, el exilio y la exoneración de miles de chilenos. Un país decente y democrático jamás hubiera aceptado tanta corrupción, lo que salta a la vista considerando que muchas de esas “privatizaciones” tuvieron un trasfondo de total falta de ética dado que sus beneficiarios resultaron ser los propios ejecutivos de las empresas traspasadas cuando éstas eran de propiedad pública.

En otras palabras, el Estado de Chile cuando negocia con Soquimich, lo que hace, a ojos de miles de chilenos víctimas de la dictadura, es enriquecer a los jefes de los sicarios que actualmente cumplen penas en Punta Peuco por graves violaciones a los derechos humanos.

El próximo miércoles 17 de enero de 2018, el ejecutivo de CORFO, Eduardo Bitran, firmará un nuevo contrato en que el Estado de Chile le entregará el litio, de propiedad nacional, a Soquimich.

Queremos advertirle a Bitran que ese nuevo convenio, que le han ocultado a los chilenos, lo firmará con la sangre de miles de víctimas sacrificadas por el dictador para preservar el despojo de las riquezas públicas. Este nuevo contrato de sangre, consideraría un alza en la cuota de extracción para SQM en 180 mil toneladas de litio metálico, cercano a 950 mil toneladas de carbonato de litio equivalente, hasta el año 2030.

Dicen que el dinero, al igual que el alcohol,  hace perder el pudor. El gobierno, el pasado viernes 12 de enero,  a través de una  reunión extraordinaria del Consejo de Corfo, instancia presidida por el ministro de Economía, Jorge Rodríguez Grossi, e integrada por los secretarios de Estado de Hacienda, Relaciones Exteriores, Desarrollo Social, Agricultura, además del vicepresidente ejecutivo de la Corporación, Eduardo Bitran, y el representante de los privados, Gastón Lewin, se mostró conforme con la forma como se han llevado las tratativas y dio su venia para firmar un nuevo contrato.[1]

Resulta impresentable que el Estado de Chile, que públicamente aparece persiguiendo el delito común, se encuentre jurídicamente vinculado con organizaciones criminales corporativas como Soquimich – SQM, que han corrompido a través del cohecho a buena parte de la clase política que dirige este país.

No engañemos a los chilenos Sr. Bitran. SQM – Soquimich seguirá siendo una empresa delincuencial aún con la salida formal de Ponce Lerou. No debe olvidar, Sr. Bitran, que cualquiera que tenga interés en ello puede impetrar la nulidad absoluta de un contrato que tiene causa u objeto ilícito como lo explicitan los artículos 1682 y 1683 del Código Civil. La falta de transparencia con que se han llevado a cabo estas negociaciones, sobre nuestras riquezas básicas,  las dejan fuera del marco jurídico exigido por el artículo 8 de la Constitución.

No es menor que la fecha elegida para consumar el latrocinio sea el 17 de enero. Es evidente que los malhechores pretenden que el escándalo pase desapercibido con la avalancha mediática que concitará la visita del Papa Francisco a Chile, entre los días 15 y 18.  No sería extraño que en la estrategia comunicacional estuviera involucrado Enrique Correa.

Así como en África y Europa se habla de los diamantes de sangre, en atención a su origen criminal, en Chile podemos decir lo mismo respecto del cobre transnacional , del litio y el salitre…ellos también son de sangre.

Notas:

[1] Economía y Negocios El Mercurio .Gobierno respalda acuerdo Corfo-SQM y entrega mandato a Bitran para cerrar contrato. http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=434541

Actualización con vídeo:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*