Santiago de Cuba: Primera Ministra de Namibia rinde homenaje a Fidel

Publicidad

La Primera Ministra de Namibia inició con un homenaje al Comandante en Jefe Fidel Castro, su visita a Santiago de Cuba. Foto: Eduardo Palomares.

SANTIAGO DE CUBA.– La Excelentísima Señora Saara Kuugongelwa-Amadhila, Primera Ministra de la República de Namibia, rindió este lunes homenaje al Líder Histórico de la Revolución Cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, ante la roca monumento que guarda sus cenizas en el cementerio Santa Ifigenia, de esta ciudad.

Poco después de arribar en compañía de la miembro del Buró Político del Partido, integrante del Consejo de Estado y presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas, Teresa Amarelle Boué, al aeropuerto internacional Antonio Maceo, donde fue recibida por la miembro del Comité Central y presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, Beatriz Johnson Urrutia, la mandataria se dirigió a la necrópolis santiaguera.

Tras observar la solemne ceremonia de cambio de la guardia de honor del área central patrimonial del cementerio, la distinguida visitante reverenció al Líder Histórico de la Revolución Cubana en tan sagrado sitio, donde previamente un destacamento de la Unidad de Ceremonia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias depositó la ofrenda floral que personalmente le dedicara.

Seguidamente, en recorrido por los monumentos funerarios de la Madre de la Patria, Mariana Grajales, y del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, así como por el mausoleo del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, les dedicó igualmente flores blancas en tributo a esos insignes próceres de nuestra nación, sobre cuyas vidas consagradas a las luchas independentistas pudo conocer más.

En su homenaje a Fidel, la Primera Ministra de Namibia (al centro) estuvo acompañada de Teresa Amarelle (a la izquierda), y Beatriz Johnson (a la derecha).

«Mi visita aquí –declaró a la prensa–, invoca sentimientos de soberanía y de emociones, porque Cuba, la Revolución Cubana y los mártires que tiene enterrados aquí, inspiran y evocan sentimientos de solidaridad y amor del pueblo de Cuba a África y viceversa, y especialmente del pueblo de Namibia.

«Y esto –añadió–, es porque desde el principio de la Revolución Cubana, en todo su trayecto y hasta que alcanzó la victoria, no solo luchó por la libertad de su propio pueblo, sino que también comenzaron esos vínculos de solidaridad con los pueblos africanos, y también contribuyeron y ayudaron a su independencia. Es por eso que me siento honrada y privilegiada de estar aquí hoy, para rendir tributo a estos grandes revolucionarios.

«Le reitero al pueblo de Cuba, en nombre del pueblo de Namibia y de África nuestro mayor respeto, amor y admiración, por todos esos revolucionarios que lucharon por la libertad y están enterrados hoy aquí y en otras partes del mundo, por el apoyo que han brindado a los pueblos de África y a otros pueblos oprimidos en el mundo, por ofrecerse como voluntarios para defender los derechos humanos y los derechos de los pueblo del mundo,  no solo desde el punto de vista político, sino también desde el punto de vista económico, porque incluso luego de nuestra independencia, el pueblo cubano ha trabajado con nosotros y nos ha apoyado para que podamos alcanzar nuestras independencia y nuestro desarrollo económico, y todo esto a pesar del bloqueo que Cuba sufre impuesto por los Estados Unidos de América.

«Espero –enfatizó–, que mi visita y la de mi delegación, haya llegado a fomentar nuestros lazos de cooperación y apoye los esfuerzos para llevar adelante el desarrollo de los pueblos de Cuba y de Namibia. Nuestro deseo es que las hazañas revolucionarias de todos los enterrados aquí continúen inspirando a los cubanos y a los otros pueblos del mundo, de manera de que juntos podamos alcanzar un mundo más justo».

Durante la estancia en esta ciudad de la delegación encabezada por la Primera Ministra de Namibia –quien como parte de su visita oficial a Cuba fue recibida por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz– visitó el Museo 26 de Julio, del otrora cuartel Moncada, y conoció las transformaciones sociales que se producen en lugares de gran arraigo popular como Plaza de Marte, el Corredor Patrimonial Las Enramadas, el Parque Céspedes y el Paseo Marítimo de la Alameda del puerto.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*