Las agencias de inteligencia de EE.UU. se posicionan contra Huawei

Publicidad

Cuando Huawei aún no se ha recuperado del tremendo vapuleo recibido por parte de Estados Unidos durante el pasado CES de Las Vegas, acontecido durante el mes de enero, los norteamericanos vuelven a la carga con más palos para la empresa china. Estos vienen ahora de parte de algunos de los organismos más importantes del territorio: las agencias de inteligencia.

Precisamente, fue el temor en lo relativo a la seguridad estatal lo que frenó el acuerdo entre la empresa y la compañía de telecomunicaciones AT&T para comercializar el Mate 10 Pro, el buque insignia de la compañía que iba a suponer el desembarco oficial en el país. Ahora, los directores de la CIA, el FBI y la NSA, entre otros, comunicaron ante el Comité de Inteligencia del Senado que no recomiendan a los americanos hacer uso de los teléfonos de Huawei, los cuales pueden ser adquiridos mediante terceros.

“Estamos profundamente preocupados por los riesgos de permitir que cualquier empresa o entidad comprometida con gobiernos extranjeros que no comparten nuestros valores adquieran posiciones de poder dentro de nuestras redes de telecomunicaciones”, comentó ante el Senado Chris Way, director del FBI, según recoge CNBC.

Una estocada dirigida directamente al corazón de Huawei y que pretende ser una declaración de intenciones en firme hacia la nula confianza puesta en la marca asiática. Lo remata afirmando que permitir la venta de sus dispositivos facilita el robo de información de manera maliciosa y llevar a cabo actividades de espionaje sin ser detectados. No es lo que uno podría considerar una carta de amor por San Valentín, precisamente.

Complicado problema, complicada solución

Si a Huawei aún le quedaban esperanzas de penetrar durante 2018 en el mercado norteamericano, estas deben de haberse visto notablemente reducidas tras estas declaraciones. Tras lo ocurrido en el CES, su CEO ya habló acerca de la pérdida que suponía para ellos, para las operadoras y, sobre todo, para los consumidores. En este sentido anotaba, además, que ya se han ganado la confianza de mercados y operadores internacionales alrededor del mundo, lo cual debería servir como prueba de su buen hacer.

Nada de esto, sin embargo, parece ser suficiente para un gobierno de EE.UU. que no quiere ver ni en pintura sus terminales y sigue obstinado en considerar a Huawei como un peligro potencial para la seguridad del Estado. El compromiso de evitar cualquier relación parece ahora todavía más firme, si cabe, y es difícil imaginar qué puede hacer el fabricante chino para revertir esta situación. Por el momento, las puertas de uno de los mayores mercados de telefonía del mundo seguirán cerradas para ellos.

Huawei Mate 10, ¿en aprietos Apple y Samsung?

La fiesta en el mercado de la telefonía como dijimos en su momento ya no es cosa sólo de Samsung y Apple. Huawei ha irrumpido con gran fuerza y se afianza cada vez más como una empresa con productos muy a tener en cuenta. Hoy ha presentado en Munich los nuevos Mate 10 y Mate 10 Pro. Sus terminales más avanzados. Competirán de forma directa con los Samsung Galaxy S8 y Note 8 así como con los iPhone 8 y 10.

Empecemos por el final. Si hace unos días nos parecía cuestionable la estrategia de Google comercializando por casi 1.000 euros el Pixel 2 XL, hoy debemos aplaudir a Huawei por no seguir la corriente de poner precios demasiado altos a sus terminales. Como ya había hecho Samsung con el Note 8 y, sobre todo, Apple con el iPhone X. El Huawei Mate 10 llegará a España con un precio de 699 euros el dos de noviembre. Aún no hay fecha para la llegada del Mate 10 Pro, que en otros países europeos costará 799 euros.

Unos precios que no son para todos los públicos, pero resulta paradójico que nos parezcan baratos tras el salto adelante dado por Apple, Samsung y Google. ¿Sacrifica algo Huawei frente a sus rivales para vender por este precio sus teléfonos más potentes? Lo cierto es que sobre el papel todo indica que no. Incluso se ponen por delante en varios aspectos. Como es el caso de la batería, pues la empresa china ha logrado introducir una pequeña bestia de 4.000 mAh con tecnología de carga rápida en su interior.

El procesador, de fabricación propia, a falta de probarlo quizá sea el único aspecto en el que Apple pueda sacar pecho con su A11 Bionic y quizá, aunque esto es más dudoso, también Samsung. El Huawei Kirin 970 cuenta con cuatro núcleos Cortex A73 a 2,4 GHz y otros cuatro Cortex A53 a 2,8 GHz. Veremos que tal rinde. Al parecer incorpora funciones de inteligencia artificial. No habrá que perder tampoco de vista al procesador gráfico Mali G72Mp12 de doce núcleos.

Lo más probable es que este hardware funcione de forma excelente. Pero en el mundo de los procesadores no sólo hay que pensar en el presente, también debemos pensar en el futuro y en los requerimientos de futuras versiones de Android. A propósito, el Mate 10 llega con el sistema Android 8 y una interfaz de Huawei mejorada que explota algunos aspectos de inteligencia artificial del procesador. Por ejemplo, se introduce un traductor simultáneo a 50 idiomas.

En el apartado de las cámaras la cosa promete. La cámara dual no opta por un segundo objetivo zoom, como en el caso de sus competidores directos. Lo que nos parece una mala noticia debido a la versatilidad al encuadrar de este elemento. Pero es cierto que nos gustó bastante la cámara del Huawei P10. Su combinación de un sensor de color y otro de blanco y negro con mayor resolución nos parecieron todo un acierto. Incluso a la hora incluso de usar un zoom digital de corto alcance.

Ahora Huawei ha dotado a ambas cámaras con objetivos estabilizados ópticamente y una luminosidad de f/1.6. Atención a este dato. No es una cifra sin más. Hay un salto mayor de lo que parece frente un objetivo con una luminosidad de f/1.8, como los de los iPhone 7, 8 y 10. Veremos de lo que es capaz el procesador gráfico y los algoritmos de fotografía computacional que ha usado Huawei en esta ocasión, pero podríamos estar ante el teléfono más solvente, quizá con la única excepción del Pixel 2, para hacer fotos con poca luz.

Lo único que nos inquieta de esta ecuación es que Huawei, como Apple, no proporcione el tamaño del sensor de imagen que ha usado en sus cámaras. Mal asunto. Ese dato puede ser fundamental para ver si estamos ante una buena cámara o una cámara excelente. Aunque por supuesto, la mejor forma de comprobar tal cosa será ponerlas a prueba. Huawei de hecho promete que parte de la inteligencia artificial de su procesador está destinada a enriquecer las imágenes. Ya veremos en que se traduce esto.

Alguno se estará preguntando dónde están las diferencias entre el Mate 10 y el Mate 10 Pro. Fundamentalmente en la pantalla. Huawei ha optado por un diseño de pantalla con los marcos reducidos a su mínima expresión, pero mientras que en el Mate 10 la pantalla LCD IPS de 5,9 pulgadas tiene unas proporciones 16:9 con una resolución Full HD y 730 nits de luminosidad, el Mate 10 Pro incorpora una pantalla de 6 pukgadas OLED con unas proporciones 18:9, una resolución de 2160×1080 y un contraste superior.

Estas pantallas afectan al diseño. Mientras que el Mate 10 es mayor y cuenta con lector de huellas dactilares frontal, el Mate 10 Pro usa una pantalla que resta espacio a los marcos y el lector de huellas se sitúa en la parte trasera. Pero no junto a la cámara, que fue uno de los aspectos más criticados del diseño introducido en el Galaxy S8.

Paradójicamente estamos seguros de que algunos preferirán la pantalla 16:9 del Mate 10 a la 18:9 del Mate 10 Pro, a pesar de su superioridad tecnológica, al permitir esta colocar el sensor de huellas dactilares en la parte frontal. En cualquier caso hay alguna diferencia más entre ambos teléfonos: una de ellas es que el modelo Pro cuenta con seis gigas de ram, que en algún momento del futuro seguramente no sobrarán, frente a los cuatro gigas de ram del Mate 10 estándar.

También la resistencia al agua y al polvo es diferente en ambos. El Mate 10 cuenta con certificación IP53 frente a la certificación superior IP67 del modelo Pro. Todo esto en teoría parece poner en serios aprietos a Samsung y a Apple. Pero habrá que probar ambos terminales para determinar si de verdad es así.

No olvidemos que el diablo está en los detalles y hay características que por pequeñas que puedan parecer, pueden poner en entredicho a estos Mate 10. Tampoco podemos obviar, como ya hicimos al hablar del iPhone 10, que el Samsung Galaxy S8, que cuenta con muchas de las características de estos Mate 10, se vende en Amazon ya por menos de 600 euros. Esa es la cruda realidad a la que se enfrentan estos nuevos Mate.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*