En Ucrania, EEUU busca desplegar ejército de ocupación

Publicidad

El presidente de la Comisión de Política Informativa del Consejo de la Federación (Senado) ruso, Alexéi Pushkov, advierte de que Washington pretende, con sus llamados a Rusia a aceptar un despliegue de cascos azules en el Dombás, establecer un ‘ejército de ocupación’ en el este de Ucrania.

“De hecho, el Departamento de Estado (de EE.UU.) pide a Moscú que dé su consentimiento a que el personal de paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desempeñe el papel de un ejército de ocupación en el Donbás y entregarla al régimen de Kiev, y así (Ucrania) realizará una purga en el Donbás (la cuenca del río Donéts)”, ha denunciado este viernes Pushkov en su cuenta de Twitter.

Poco antes, este mismo viernes, la vocera del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert, ha exhortado en una rueda de prensa a Rusia “una vez más” a implementar un cese el fuego definitivo y consentir el despliegue de una misión de paz en el este de Ucrania.

Para Pushkov, sin embargo, el plan de despliegue de cascos azules en la esa zona no es viable y el Departamento de Estado debe reconocerlo.

De hecho, el Departamento de Estado (de EE.UU.) pide a Moscú que dé su consentimiento a que el personal de paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desempeñe el papel de un ejército de ocupación en la cuenca del Donéts y entregarla al régimen de Kiev, y así (Ucrania) realizará una purga en el Donbás”, dice el senador ruso Alexéi Pushkov.

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, discutió el miércoles en Kiev (capital ucraniana) la posibilidad de desplegar soldados de paz de la ONU en el Donbás en una reunión con el subsecretario de Estado de Estados Unidos, John Sullivan.

En septiembre de 2017, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, había expresado su apoyo al envío de cascos azules a Ucrania, con el único objetivo de proteger a los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y limitando la presencia de los soldados de paz a la línea de separación.

Las relaciones entre Moscú y Kiev se han deteriorado al acusar el Gobierno ucraniano a Rusia de interferir en su asuntos internos, anexionarse Crimea y fomentar el conflicto de la cuenca del Donéts.

Las autoridades rusas han negado repetidamente las acusaciones, argumentando que Crimea se unió a Rusia como resultado de un referéndum en 2014, y que el conflicto del este de Ucrania comenzó cuando las tropas de Kiev lanzaron una operación militar contra las milicias del este del Donbás.

“Según informaciones obtenidas, el batallón radical Azov posee armas adquiridas de empresas estadounidenses, incluidos complejos antitanque TOW”, indicó Alexander Lukashevich en una reunión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Además, el diplomático ruso señaló que el Ejército ucraniano ha recibido lanzagranadas portátiles, así como sistemas de reconocimiento fabricados por empresas militares de Estados Unidos.

EEUU equipa a radicales ucranianos con armas pesadas

Los miembros del batallón ucraniano de extrema derecha Azov.
Los miembros del batallón ucraniano de extrema derecha Azov

“Desde el comienzo de este año, se han visto en al menos tres ocasiones drones estadounidenses Global Hawk en ciertas áreas de las regiones de Donetsk y Lugansk, en Ucrania”, denunció el representante del país euroasiático.

Según informaciones obtenidas, el batallón radical Azov posee armas adquiridas de empresas estadounidenses, incluidos complejos antitanque TOW”, indicó el representante de Rusia ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Alexander Lukashevich.

Asimismo, Lukashevich informó del avistamiento en el año en curso de un avión Boeing P-8A, diseñado para llevar a cabo misiones de vigilancia y reconocimiento, volando sobre la zona de conflicto.

En pasado mes de diciembre, Washington ofreció a Ucrania asistencia ‘defensiva’, luego de que la Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, aprobara planes para suministrar armas letales a Kiev.

Rusia, no obstante, ha advertido en reiteradas ocasiones a EE.UU. de que proporcionar armas a Ucrania llevará a una escalada de tensiones en el conflicto del Donbás (la cuenca del río Don, en el este de Ucrania) e impedirá la implementación de los acuerdos de Minsk.

Es más, el Kremlin alertó en diciembre de que Washington “desatará un nuevo baño de sangre” si alimenta el conflicto, iniciado al lanzar Kiev una operación militar para hacer frente a los independentistas en 2014, cuando la península de Crimea optó por adherirse a Rusia mediante un referendo.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*