Un recado para Chile desde Panamá: Para enfrentar la corrupción exigen Asamblea Constituyente

Publicidad

Los movimientos populares panameños, hartos de los casos de la corrupción que se multiplican, convocan a una protesta para repudiar la corruptela en el Gobierno Nacional y también exigir una Asamblea Constituyente que ayude a acabar con ese flagelo, mientras la justicia no avanza.

El último escándalo de corrupción involucra a diputados reelectos, funcionarios y exfuncionarios de todos los partidos políticos que tradicionalmente se han repartido el poder político en Panamá.

La desconfianza en la Administración de Justicia y en la clase política, vuelve a la opinión pública hacia la exigencia de una nueva Constitución, autoconvocada por el pueblo, que sigue sin llegar pese a las promesas de campaña del oficialismo, y los compromisos de la oposición.

Mientras el movimiento social panameño organiza su integración, la lucha por conseguir una convocatoria a una Asamblea Constituyente continúa en las calles.

Sobre el escándalo de diputados y funcionarios junto con la impunidad que les aseguró la fiscalía panameña, que nos recuerda lo sucedido en Chile con el caso Soquimich, sugerimos ver:

Índice de corrupción 2017

El 38% de las personas encuestadas en Panamá informó haber pagado un soborno o haber hecho un regalo o favor a cambio de un servicio público en los últimos 12 meses, según el informe denominado “ Las personas y la corrupción” en América Latina y el Caribe, que forma parte del Barómetro Global de la Corrupción, que anualmente prepara Transparencia Internacional (TI).

Olga de Obaldía, directora del capítulo panameño de Transparencia Internacional.
Olga de Obaldía, directora del capítulo panameño de Transparencia Internacional.

La cifra es superior al promedio de América Latina y el Caribe: 29%, lo que equivale a más de 90 millones de personas que viven en los 20 países sondeados de la región.

 

Índices de soborno en América Latina
Índices de soborno en América Latina

“Preguntamos a los encuestados si habían hecho gestiones en relación con alguno de los seis servicios públicos descritos en los 12 meses anteriores –hospital público, escuela pública, documento de identidad, policía, servicios públicos, tribunales-. A aquellos que respondieron afirmativamente, luego se les preguntó si habían pagado algún soborno, dado un regalo o hecho algún favor al funcionario público para conseguir acceso al servicio requerido”, señala el informe.

Aunque los índices de soborno fueron similares tanto en los sectores más pudientes como entre los pobres, «el impacto de los sobornos pesa más sobre estos últimos, pues tienen menos recursos y a menudo dependen en mayor medida de los servicios estatales».

El 57% de los encuestados en Panamá consideró que el gobierno no es eficaz en la lucha contra la corrupción; el promedio regional es de 53%.

El informe indica que menos de 1 de cada 10 personas que pagaron sobornos denunció el hecho, y casi 1 de cada 3 personas que sí lo denunciaron sufrieron alguna represalia.

«No es sorprendente que haya bajos índices de denuncia en la región donde muchas personas consideran que la policía y los tribunales son sumamente corruptos y la amenaza de una represalia violenta constituye un riesgo real para los denunciantes», reza el informe.

El Barómetro Global de la Corrupción se aplicó mediante encuestas a adultos seleccionados al azar en 20 países. En cada país se escogió una muestra de entre mil a mil 204 personas. En Panamá se sondearon a mil personas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*