Estadounidenses creen que les gobierna un estado secreto

Publicidad

El profesor Peter Dale Scott recorre la historia del «Estado profundo» en Estados Unidos, o sea la estructura secreta que dirige la política exterior y la política de defensa de ese país más allá de las apariencias democráticas. Este estudio ofrece la ocasión de poner bajo los reflectores al grupo que organizó los atentados del 11 de septiembre y que se financia a través del tráfico mundial de droga. Se trata de un libro de referencia cuya lectura aconsejan ya las academias militares y diplomáticas.

La mayoría de los estadounidenses cree que existe un ‘estado profundo’ (estado secreto) que fuera de la escena democrática opera dentro del Gobierno de Estados Unidos y controla veladamente la política nacional, según revela una nueva encuesta en EE.UU.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Monmouth publicado este lunes, el 74 % de los estadounidenses afirmó el dominio en su país de un estado profundo, un término utilizado para un grupo de funcionarios gubernamentales y militares no elegidos que presuntamente manipulan el Gobierno detrás de la escena.

Incluso los encuestados que al principio desconocían el término, cuando les explicaron de que se trataba, respondieron que sí existía tal gobierno en Estados Unidos. Mientras, solo el 20 % de los consultados rechazó la existencia de un estado profundo en el país norteamericano.

“Este es un hallazgo preocupante. La fuerza de nuestro gobierno depende de la fe pública en la protección de nuestras libertades, que no es particularmente sólida. Y no es un tema de (Partido) Demócrata o Republicano. Estas preocupaciones abarcan todo el espectro político”, ha dicho en un comunicado Patrick Murray, director del Polling Institute de la Universidad de Monmouth.

 

El sondeo también arrojó que ocho de cada 10 estadounidenses piensan que el Gobierno de Estados Unidos está espiando activamente a sus ciudadanos. Solo el 14 por ciento de los encuestados negó cualquier tipo de vigilancia.

El término “estado profundo” entró en el discurso político durante las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016. El presidente de EE.UU., Donald Trump, a menudo lo ha usado expresamente para atacar a las agencias gubernamentales que, a su juicio, no investigaron completamente a su rival demócrata Hillary Clinton.

Desde que salió electo, Trump ha argumentado que un estado profundo, involucrando al Departamento de Justicia de Estados Unidos, el expresidente Barack Obama y Clinton, tiene como objetivo deslegitimar su mandato y frustrar sus objetivos políticos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*