Rafael Correa en la caravana de Lula: Lenín Moreno es el ‘Temer de Ecuador’

Publicidad

«Lenín Moreno, el actual presidente de Ecuador, es el Temer del Ecuador, que nadie tenga la menor duda compañeros. Traicionó a la revolución ciudadana, traicionó a sus compañeros y está totalmente entregado a la derecha», afirmó  Correa, ayer,  en la localidad brasileña de Santana do Livramento.

Es una «traición profunda» (…) «lo que no se pudo obtener en las urnas, se logre con esa traición, con la entrega total» de Ecuador «a los poderes de siempre». En la convocatoria participaron los exmandatarios Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y Dilma Rousseff (2011-2016), así como el uruguayo José Mujica (2010-2015). «Lo que se está haciendo con Lula es gravísimo», reclamó el exgobernante ecuatoriano, quien defendió la tesis de que el ex jefe de Estado brasileño sufre una persecución judicial tras ser condenado a 12 años de prisión por supuesta corrupción y acumular otros seis procesos penales más abiertos en su contra.

Rafael Correa comparó la persecucón a Lula con la del exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, procesado «sin una solo prueba en su contra» a 6 años de cárcel por el delito de asociación ilícita. «Es la judicialización de la política, es la estrategia del imperio de la nueva derecha, sin límite de escrúpulos, que no nos ha podido derrotar en las urnas y trata de derrotarnos con su prensa corrupta».

«Contra eso tenemos que levantarnos como región mi querido Lula», añadió.

Afirmó que Latinoamérica «está retrocediendo»  y que «en los últimos años hay 19 millones más de pobres» en el subcontinente que evidencia la «contraofensiva» de una «nueva derecha» que ha superado el «aturdimiento» de años precedentes. Sostuvo que esa derecha busca desprestigiar  los regímenes progresistas en América Latina especialmente  de los que fue parte. «Aquí la gente tiene las manos limpias, que nos hemos jugado hasta la vida por combatir la corrupción, por cuidar los recursos de nuestra gente, de nuestro pueblo».

La caravana de Lula

En su segundo día de recorrido por estados del sur brasileño, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva visitará hoy la Universidad Federal de Santa María, donde se reunirá con rectores y directores. El fundador del Partido de los Trabajadores inició la víspera la cuarta etapa del proyecto Lula por Brasil con sendas actividades en los municipios de Bagé y Santana do Livramento, ambos en Río Grande do Sul.

Además del encuentro en el centro de altos estudios de Santa María, el exmandatario participará esta noche en un acto público en la localidad de Nova Santa Marta, según el programa del periplo.

En el comienzo de la cuarta etapa de la también llamada Caravana de la Esperanza, Lula visitó la Universidad Federal de la Pampa (Unipampa), donde recibió una placa en agradecimiento por los 10 campus de ese centro docente creados allí y además intervino en un acto en la municipalidad de Bagé.

Allí, el exdignatario reiteró que es un defensor de la democracia y que ésta supone la celebración de elecciones; reconoció que su posible candidatura preocupa a algunos sectores y anticipó su confianza en que, de concurrir a la disputa en las urnas en octubre próximo, ‘vamos a ganar’.

En una de sus intervenciones, Mujica advirtió que en América Latina tenemos que aprender que sin unidad no hay poder y que nadie tiene la verdad absoluta. La izquierda también comete errores y se equivoca, y ‘no queremos aprender que las derrotas son hijas de sus divisiones’, valoró.

Señaló también que la izquierda se dedicó a luchar entre sí mucho más que a enfrentar la derecha, y remarcó que si las fuerzas progresistas luchan por la igualdad, tienen el deber de vivir como vive la mayoría del pueblo y no como la minoría privilegiada.

Lula, por su parte, comentó que nunca antes como entre los años 2000 y 2014 hubo tanta política social en América Latina. Vimos avanzar el continente de forma extraordinaria y además creamos un modo de hacer política que en algún momento comenzó a incomodar a los Estados Unidos.

Expresó también que, a su juicio, la gran novedad del siglo XXI son los golpes de nuevo tipo, que se desarrollan a través de una acción judicial, criminalizan a las personas, transforman las verdades en mentiras con el apoyo de los medios y terminan con el Poder Legislativo apartando, sin razón, a presidentes legítimamente electos.

En Brasil, dijo, tenemos hoy un golpista en el poder (Michel Temer) que está atendiendo todas las exigencias del mercado financiero. Las conquistas alcanzadas durante más de una década están acabando, hay además un acelerado proceso de privatización y de desmantelamiento de los bancos públicos, denunció.

Dirigiéndose personalmente a Mujica, Lula expresó también tener la certeza de que si las elecciones del próximo mes de octubre (para las cuales todas las encuestas de intención de voto lo sitúan como favorito) son normales, ‘va a tener el placer de ver al Partido de los Trabajadores (PT) volver a gobernar’.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*