Colombia: Uribe, los crímenes de lesa humanidad y el cartel de drogas de Medellín

Publicidad

La Justicia de Colombia declara “crímenes de lesa humanidad” tres masacres cometidas por grupos paramilitares vinculados supuestamente a Álvaro Uribe.

“En el curso de la indagación previa 45 110 contra el senador (y el expresidente) Álvaro Uribe, Sala Penal de @CorteSupremaJ declaró de lesa humanidad los delitos asociados a las masacres de El Aro, San Roque, La Granja y el homicidio del defensor de DDHH Jesús María Valle”, indicóel jueves en Twitter la Corte Suprema de Justicia.

Las tres matanzas horribles se llevaron a cabo hace 22 años en Antioquia (noreste) por grupos paramilitares. Estos actos violentos fueron denunciados por el defensor de Derechos Humanos Jesús María Valle, que señaló la responsabilidad por omisión de la Gobernación de Antioquia, para entonces a la cabeza de Uribe. Valle fue asesinado y la Justicia colombiana nunca logró esclarecer la verdad.

En febrero, un Tribunal de Medellín, la capital del departamento de Antioquia, solicitó a la Corte Suprema investigar a Uribe por su presunto conocimiento de las tres mencionadas masacres.

El expresidente (2002-10) también está siendo investigado desde diciembre de 2014 por presunto concierto para delinquir y promover a grupos armados ilegales.

Uribe enfrenta también, investigaciones por corrupción, interceptación ilegal de comunicaciones, vínculos con paramilitares o manipulación de testigos. No obstante, algunos analistas creen que los tentáculos de poder que maneja el actual senador son tan poderosos que no se le puede concretar una acusación.

Recientemente, el periódico estadounidense New York Times publicó varios documentos desclasificados que demostraban los nexos de Uribe con narcotraficantes del extinto cartel de MedellínLos cables señalan que el expresidente se reunía y tenía una gran cercanía con miembros del cartel de Medellín entre los años 1992 y 1995.

Hillary, El FBI, Uribe, el narcotráfico y los crímenes

La FBI desclasificó que los correos privados de la exsecretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, revelan vínculo del expresidente colombiano Álvaro Uribe con el paramilitarismo.

Según la Oficina Federal de Investigación estadounidense (FBI), se trata de 25 mensajes del correo personal de la exsecretaria de Estado estadounidense en los que mencionan a Colombia, el primero de los cuales está rubricado por el entonces representante diplomático de EE.UU. en Bogotá, William Brownfield, ha informado este lunes la agencia de noticias Carib Flame.

En este correo electrónico se pone de relieve:

“Durante su visita (a Colombia, en junio de 2010), la cosa más importante que debe hacer la secretaria es evitar elogiar efusivamente al presidente Álvaro Uribe, quien deja el puesto en agosto. En Colombia, la visita de la secretaria debe centrarse en el Tratado de Libre Comercio (TLC) y el apoyo de la lucha estratégica contra las drogas”.

 

Dicha información fue enviado a Clinton por su entonces jefa de gabinete, Chery Mills.

El mismo correo también destaca la importancia de evitar el tono del antiguo secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, durante su visita de abril de 2010 a Colombia, en la que calificó a Uribe como “un gran héroe” y no mencionó ninguna preocupación sobre el exmandatario colombiano.

Mientras tanto, en la misiva enviada por Brownfield, quien se dedica como el subsecretario de Estado para temas de narcotráfico internacional, ha resaltado que Washington debe considerar la importancia de los civiles que perdieron la vida a consecuencia de la violencia de los militares colombianos, un fenómeno que se conoce como “falsos positivos”.

Asimismo, el correo electrónico que ha sido desclasificado por el FBI y también publicado en la página Web del Departamento de Estado estadounidense, nombra al primo del exmandatario colombiano, Mario Uribe, el hermano del entonces excanciller y los embajadores colombianos en otros países regionales y extrarregionales como Chile, República Dominicana y Canadá, como los involucrados en las ejecuciones extrajudiciales.

Durante los últimos meses, la Fiscalía de Colombia ha adelantado varias investigaciones a generales del Ejército (algunos activos y otros en retiro) por sus vínculos con los “falsos positivos”.

Los ataúdes de las personas muertas por las ejecuciones extrajudiciales en Colombia

De acuerdo con las estimaciones del Observatorio de los Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés), unos 4300 civiles han perdido la vida como consecuencia de las ejecuciones extrajudiciales perpetradas por militares en Colombia.

Igualmente, el jefe de la Unidad de Justicia Transicional de la Fiscalía, Carlos Villamil, indicó el pasado febrero que en la última década se recuperó más de 5 mil cuerpos enterrados en fosas comunes en Colombia. La mayoría de las víctimas eran integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*