Trump contra Europa y el G7

Publicidad

Los Gobiernos de Alemania y Francia arremeten contra el presidente de EE.UU., Donald Trump, por rechazar el comunicado del G7 que acababa de firmar.

“Con un tuit se puede destruir muy rápido una enorme cantidad de confianza. Y es por eso que Europa debe permanecer junta más que nunca y defender sus intereses con más agresividad”, ha escrito en Twitter este domingo el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, en reacción a la brusca marcha atrás del mandatario estadounidense.

Trump había insultado, al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a la vez que ordenaba retirar la firma de EE.UU., de la declaración final de la cumbre, recién consensuada, poco después de salir en avión del encuentro del Grupo de los Siete en Canadá rumbo a Singapur —para reunirse el martes con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un.

A esta reacción de la Diplomacia alemana se ha sumado la oficina del presidente de Francia, Emmanuel Macron, que ha emitido un comunicado en el que señala que “la cooperación internacional no puede depender de que alguien se enfade o de meras declaraciones”. “Seamos serios”, pide la nota del Palacio del Elíseo.

En París (capital francesa) ha reaccionado también al desplante el expresidente galo François Hollande, quien en una entrevista televisiva en France 3 ha estimado que Trump “no respeta nada (…), ni las formas ni los acuerdos ni tampoco su propia palabra”, por lo que ha pedido que “Europa aguante” frente a lo que ha calificado de “duro golpe para el G7”.

“Podría incluso ser un golpe fatal, porque ¿de qué sirve pasar 24 horas, incluso más para los consejeros, para escribir un comunicado final y luego desecharlo, yéndose incluso antes del final de una cumbre de esa importancia, cuando el mundo espera más bien apaciguamientos y lo que vemos ahí son rupturas?”, ha dicho Hollande.

El presidente del Consejo Europeo (CE), Donald Tusk, acusa al mandatario de EE.UU., Donald Trump, de ‘desafiar’ el orden internacional.

El inquilino de la Casa Blanca, en efecto, había abandonado la 44.ª cumbre del G7, celebrada entre viernes y sábado en La Malbaie (sureste de Canadá), antes de finalizar. El encuentro había estado marcado por las amenazas de guerra comercial entre potencias industriales, a raíz de las barreras arancelarias de Trump, que basó parte de su campaña electoral en el proteccionismo.

El comunicado pro comercio “libre, justo y mutuamente beneficioso” del G7 no es el único documento traicionado por el mandatario, que el 8 de mayo creó viva inquietud por la posibilidad de nuevas crisis internacionales al denunciar el acuerdo multinacional de 2015 sobre el programa de energía nuclear iraní, que había necesitado de años de labores diplomáticas multilaterales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*