EE.UU. vuelve a mancharse de sangre

Publicidad

Washington.-El tiroteo masivo que este jueves dejó cinco muertos en las oficinas de un periódico local, en el estado norteamericano de Maryland, provoca renovados llamados al Congreso para actuar por un mayor control de armas, las mismas que patrocinan al Estado aunque ello, como fenómeno, solo recibe indiferencia por parte del Gobierno.

Entretanto los tiros llueven y, en muchos casos, son menores los que salen perdiendo la vida. El guion parece el mismo, solo cambian los actores. Esta vez fue Jarrod Ramos, de 38 años, el presunto autor del tiroteo. En consecuencia, enfrenta hoy cinco cargos por homicidios en primer grado.

El escenario fue un diario de la ciudad estadounidense de Annapolis, Maryland, el mismo al que Ramos había demandado en el 2012, por una supuesta difamación de un exreportero contra él, entonces acusado por acoso. Pero ya se sabe que en el país que se cubre bajo las ropas de la democracia, estos tiroteos forman parte de la cotidianidad.

Datos de Reuters:

ANNAPOLIS.- Un hombre mató al menos a cinco personas y dejó varios heridos en una redacción en Annapolis, capital del estado de Maryland, según informaron autoridades este jueves.

Un funcionario dijo que el sospechoso ha sido identificado como Jarrod W. Ramos.

El funcionario no estaba autorizado para hablar sobre la investigación en curso por su nombre y habló bajo condición de anonimato para compartir detalles.

Las autoridades dijeron que el hombre ingresó al edificio en un ataque dirigido y “buscó a sus víctimas”.

El incidente ocurrió fuera de las oficinas del diario Capital Gazette y, de acuerdo con un reportero de ese medio, el agresor disparó hacia el interior de la redacción e impactó a varios empleados.

El hombre armado disparó a través de una puerta de vidrio hacia la oficina, tuiteó Phil Davis, quien cubre casos legales y crimen en el periódico.

“Un atacante solitario les disparó a varias personas en mi oficina, algunas de las cuales están muertas”, tuiteó. William Krampf, jefe de policía interino del condado Anne Arundel, confirmó este jueves en conferencia de prensa que cinco personas habían muerto.

“No hay nada más aterrorizante que escuchar cómo le disparan a gente mientras estás abajo de tu escritorio y escuchas que el agresor recarga”, agregó Davis.

Ryan Frashure, vocero de la policía de Anne Arundel, dijo que los agentes llegaron al lugar del tiroteo en 60 segundos y se enfrentaron al agresor.

En una entrevista publicada en el sitio en línea del The Capital Gazette, Davis dijo que “era como una zona de guerra” al interior de las oficinas, una situación que será “difícil de describir durante un tiempo”.

“Soy reportero de policía. Escribo sobre este tipo de cosas _no necesariamente a este grado, pero tiroteos y muertes_ todo el tiempo”, dijo. “Pero por mucho que intente articular lo traumatizante que es esconderte bajo tu escritorio, no lo sabes hasta que estás ahí y te sientes indefenso”.

Phil Davis, que se identificó como reportero de tribunales y sucesos del Capital Gazette, tuiteó que muchas personas habían recibido disparos. Según indicó, un único atacante “disparó a muchas personas en mi oficina, algunas de las cuales están muertas”.

“No hay nada más terrible que escuchar cómo mucha gente recibe disparos mientras estás bajo tu mesa y escuchas al pistolero recargando”, tuiteó Davis.

Davis le dijo al medio que él y otros seguían bajo sus escritorios cuando el agresor dejó de disparar. “No sé por qué paró”.

Carlos Wallace, quien trabaja en la misma calle de las oficinas del periódico, dijo que vehículos oficiales y ambulancias llegaron al lugar de la escena con las sirenas encendidas.

Por ahora, el tiroteo está siendo tratado como un incidente local y no algo relacionado con el terrorismo, dijo un funcionario de las fuerzas del orden.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) estaba en el lugar de los hechos asistiendo a las autoridades locales, afirmó el funcionario.

Miembros de la oficina en Baltimore de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos estaban respondiendo al incidente, tuiteó el organismo.

Imágenes de video en vivo mostraron a gente abandonando el edificio y andando por un estacionamiento con sus manos levantadas. En el lugar había muchos vehículos policiales.

La policía se presentó también en las oficinas del Baltimore Sun como precaución, reportó el diario.

Más temprano, Marc Limansky, portavoz del departamento de policía del condado de Anne Arundelm, indicó que oficiales están registrando el edificio donde se reportó el tiroteo.

El periódico es parte de Capital Gazette Communications, que también publica el Maryland Gazette y CapitalGazette.com. Es parte del Baltimore Sun Media Group.

En un comunicado, el gobernador de Maryland Larry Hogan dijo que estaba “absolutamente devastado” por la tragedia. Lindsay Waters, vocera de la Casa Blanca, dijo a la prensa que enviaban sus condolencias.

Comparación con Cuba

El mundo recuerda aún los sucesos de la escuela Secundaria Stoneman Douglas, en Parkland, donde el estudiante Nikolas Cruz asesinó con un rifle ar-15 a 17 personas. Este fue el colofón de otras tantas matanzas que derivaron en una Marcha por la vida en el corazón de Washington.

Resulta paradójico entonces que la nación gobernada por el magnate excéntrico Donald Trump, intente dar lecciones a Cuba, una Isla en la que hay escuelas hasta en las montañas, aunque solo sea para recibir a un estudiante. En ellas jamás ha ocurrido un hecho de sangre como los que en Estados Unidos pueden suceder a cualquier hora. Aun así, este país vende a sus ciudadanos la imagen distorsionada de una Cuba insegura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*