Alemania: Madres denuncian secuestros administrativos de niños

Publicidad

Cartas al Director por  Sylvia Margarita Mora Guerra

 

Madres a quienes el Estado Alemán se ha apropiado de sus hijos denuncian macabra práctica sistemática.

 

Madres Depredadas se ha auto dominado el grupo de Madres extranjeras que la Justicia Alemana les ha quitado a sus hijos.

Ellas denuncian ante el mundo, esta aberrante práctica, porque el Parlamento Europeo, Las Naciones Unidas, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, etc. solo han acumulado miles de “Peticiones” durante las últimas décadas, sin sacar a la luz ni sancionar, siendo cómplices con su silencio e inacción de tan macabra práctica, en contra de cerca de cien mil menores por año.

Este plan sistemático de secuestro “legal” se oculta a la población en general, más no es un secreto. Cuando este grupo de madres investigan esta práctica, gracias a unirse por los diferentes medios de Internet, ésta perversa práctica es sabida en toda Europa, principalmente por el Parlamento Europeo por años. El Vaticano está informado, y los distintos gobiernos de turno en la Unión Europea, dejando siempre esta diabólica práctica en la impunidad.

Así empiezan estas madres a denunciar y hacer conocer al mundo este insólito tema:

“… teóricamente estos casos pueden suceder cada vez que, en caso de un divorcio, por ejemplo, entre un ciudadano alemán con una ciudadana no alemana, los niños permanecen en Alemania sin que ni su voluntad ni la de su padre con custodia se toma en consideración … ”
Fuente: (Adnkronos) – http://www.libero-news.it/adnkronos/view/24930)

Es cierto que obtener estadísticas reales sobre este tema es imposible. Y que la mayor confusión reina sobre la definición de “secuestro” de nuestros niños. Especialmente cuando el Tribunal de Menores “JUGENDAMT” alemán están involucrados, junto con otras administraciones alemanas: justicia, policía, consulados, etc.

Eliminación del “progenitor no alemán”

 

En Alemania, la situación es muy diferente al resto de países. Aquí un niño no tiene dos sino tres padres.
El tercer padre, el JUGENDAMT, tiene todos los poderes. Participa sistemáticamente, con sigilo e hipocresía, dando cara de que ayuda a la madre o la parte no alemana, así garantiza que los niños no abandonan el suelo alemán.

En este sistema donde la justicia familiar es netamente política, el padre no alemán que se separa es retirado gradualmente de sus hijos, mientras transcurre el caso en los Juzgados de Familia.

Por lo tanto, debe, si desea salvaguardar sus derechos fundamentales y su dignidad, entregar a sus hijos al JUGENDAMT, un tribunal de menores alemán xenofóbico (rechazo hacia los extranjeros) y autoritario.  De hecho, solo los padres no alemanes que están bien informados y capacitados suficientemente se atreverán a desafiar a las autoridades alemanas, antes de que sea demasiado tarde, y posteriormente a sus propias autoridades, muy ingenuas sobre la organización política y las acciones de la “justicia” familiar alemana. Este tipo de padres son quizá la minoría o ninguno en años.

El secuestro “administrativo”

La gran mayoría de los secuestros de niños en Alemania son el resultado de actos administrativos y decisiones judiciales tomadas dentro de la jurisdicción alemana, tomadas y protegidas de cualquier testigo.

Infringiendo todo tipo de Derechos Humanos y “Leyes Fundamentales firmadas en la Unión Europea” El secuestro se lo hace a toda costa, con técnicas administrativas mediante mentiras. Los Informes Periciales son totalmente parcializados al lado del padre alemán, redactados por funcionarios que no poseen los permisos pertinentes para evaluar tanto a los niños como a los padres no alemanes. Falsas declaraciones por parte de los funcionarios del JUGENDAMT, y por parte de casi todos los funcionarios que el Juzgado de turno nombra para el caso: las organizaciones pre-administrativas (freie Träger der Jugendhilfe, e.V.-Vereine), auxiliar de justicia (abogados, Verfahrenspfleger) y seudo-médico (dipl-soz., dipl-psy, o Peritos etc.).  Todos cooperan, a menudo conscientemente, para hacer de la apropiación de niños un acto de “protección infantil” (Kinderschutz) donde la “protección” del niño es preservarlo de la cultura no alemana de su padre no alemán, alegando que es una “amenaza” (Gefährdung) para el bienestar del niño. Lo que los juristas y funcionarios alemanes, incluso enfrentándose con hechos y evidencias indiscutibles, que son frecuentes, sistemáticamente y de forma cínica negadas.

El secuestro Administrativo es consumado, entregándole al padre alemán el “ALLEINE SORGERECHT”, La Patria Potestad Total del niño, con esto el padre alemán tiene la poder de hacer lo que él quiere con el hijo, sin la intervención del padre no alemán, dicho en otras palabras, el inmigrante sistemáticamente es borrado de la vida de su propio hijo.

El objetivo de esta apropiación “legal” es crear las condiciones para que un padre no alemán no pueda salir de Alemania con sus hijos, y / o un niño hasta que éste alcance la mayoría de edad.

Hay intereses creados para explicar por qué el Gobierno Alemán trata de manera insólita a los niños y estos son puramente de origen económico.”

Apropiación de menores.

Para lograr darle la Patria Potestad Total al ciudadano alemán, se utilizan los métodos más bajos para evitar resistencia del niño, que es interrogado, por ejemplo, por un juez a solas sin testigos de parte, sin grabaciones o filmaciones, faltando a los derechos fundamentales a la libertad del menor. Si el niño a pesar de esto presenta resistencia, es llevado a la fuerza en escenas totalmente dolorosas y faltas de humanidad, con el pretexto de que el niño ha sido manipulado por su progenitor no alemán, y simplemente su voluntad no es auténtica.

El método del procedimiento judicial para alcanzar este fin (el secuestro), se hace, solicitando un juez un informe pericial (GUTACHTEN), realizado por un ”perito”, que contrariamente a lo que el común de la gente entiende por “perito” no es un experto en la materia, ni siquiera tiene competencia o  la calificación académica exigida por la ley para realizar este tipo de evaluación. A pesar de esto, el perito menciona en su parcializado informe, la existencia del síndrome “P.A.S“ – Parental Alienation Syndrome, que no es oficialmente reconocido como un Diagnóstico ICD (Codificación Internacional de Diagnósticos o enfermedades), sin embargo, este pseudo diagnóstico, es utilizado por los peritos en sus informes. A pesar de su ilegalidad, también es aceptado por los Juzgados de Familia, en primera y en segunda instancia, ya que resulta una fórmula fácil para juzgar mayormente a las madres extranjeras. Cabe recalcar también que, tanto el niño como su padre no alemán, no se les hace ninguna valoración psicológica. Es decir que la decisión del tribunal es tomada sin ninguna prueba legal. En estos Informes se tergiversan los hechos a propósito por el Perito, para hacer efectiva la apropiación del menor. El mencionado síndrome, no es utilizado nunca cuando la madre es alemana.

Ahora existen “expertos alemanes” que examinan estos Informes, y se sabe la invalidez de los mismos. El progenitor no alemán paga un buen dinero por obtener un estudio de los mencionados informes como prueba a la ilegalidad de la sentencia, pero sin embargo los jueces de los juzgados de Familia, y de segunda instancia, no se pronuncian en contra de ellos, más bien los siguen utilizando, a vista del abogado y el padre no alemán, como burlándose de la madre extranjera, y proclamando el poder judicial que los protege, sin que nadie pueda hacer algo al respecto.

Si por casualidad en segunda instancia se procede a un nuevo peritaje, el perito psicólogo, se mantendrá con la misma falsa opinión, solo por apropiarse definitivamente del menor.

Los dramas de apropiación de menores ocurren a diario en los pasillos de los Juzgados de Familia Alemanes, en las escuelas donde el JUGENDAMT, sin previo aviso al progenitor no alemán que tiene la custodia del niño, se apropian del menor en contra de su voluntad, alegando que esta resistencia es simplemente manipulación.

Los niños retirados de su progenitor no alemán, no reciben asistencia psicológica a pesar del trauma recibido por la violenta y brutal separación, y no son escuchados a pretexto de esta insólita manipulación no comprobada.

Sometimiento a situaciones humillantes.

 

Los padres no alemanes luego del arrebatamiento ilegal de su hijo, es sometido a visitas no bien establecidas con su hijo en condiciones humillantes, el centro de consejería que lleva acabo dichas visitas, comandado mayormente por el JUGENDAMT, pone al padre no alemán condiciones exageradas, para que el niño empiece a pensar que su progenitor es peligroso. Se prohíbe hablar el idioma del padre no alemán, no se puede llevar regalos, golosinas, fotos, y se los tiene en estricta vigilancia. El progenitor no alemán es tratado como un criminal.

 

Los niños minusválidos.

 

En el caso de que el niño es minusválido, si el progenitor no alemán es la madre, insólitamente la inculpan también de manipulación. Y muchos niños son llevados a cetros de rehabilitación, y por más esfuerzo legal que haga la madre extranjera no vuelve a saber ni a ver a su hijo. Estos casos también suceden con padres e hijos no alemanes, que llegaron a este país para trabajar, apoyados en una ley, en la que pasados 6 meses de ingresado un niño a territorio alemán se pone a órdenes del JUGENDAMT, Tribunal de Menores, aprovechada esta ley para apropiarse también de niños no alemanes.

Es importante que se pudiera hacer una investigación de qué es lo que pasa verdaderamente con estos niños, es tanta la violencia contra los infantes, es tanto el engaño que hacen las autoridades de este país, es tanta la frialdad con la que los niños son tratados, que verdaderamente escalofría el imaginarse qué pueden estar haciendo con estos niños, que no pueden ser visitados por sus progenitores, y peor aún, que nadie quiere darles razón de ellos, pues los trámites legales son completamente inútiles. Los niños los desaparecen.

Macabra práctica.

 

¿Cómo más explicar al mundo sobre esta espantosa práctica? Existen miles de peticiones enviadas a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. Con el transcurso del tiempo, y hasta ahora no existe quién en este parlamento se ocupe de esta perversa verdad, reconocida pero no tratada, dando al Gobierno Alemán más chances para ir profesionalizando, desarrollando y modernizando sus técnicas administrativas de secuestro de menores, y fusionarse de mejor manera en los mecanismos judiciales de la Europa moderna.

A continuación relatamos casos sucedidos en distintas regiones y ciudades de Alemania, donde el patrón o técnica a utilizarse para el secuestro de nuestros hijos, es la misma. Presentamos documentos, videos, y testimonios que avalan la veracidad de lo que se ha denunciado. ¿Coincidencia? o es “UNA MACABRA PRÁCTICA”

 

Solo tenemos esperanza en el mundo que se convertirá en el Tribunal que evalúe nuestra denuncia, y dé fin a esta horrible práctica que ha empañado de dolor, angustia, desesperación y muerte a miles de miles de familias extranjeras de todo el globo.

Debemos recalcar que la última guerra mundial propiciada siempre por Alemania, nadie ha dado fin hasta nuestros días, pues ahora se sabe que La paz sobre esta guerra nunca fue firmada por ningún país, falla gigante que ha sido mantenida en secreto para el mundo, y razón para que Alemania haya continuado con esta guerra que ha destruido en silencio durante décadas, a miles de miles de familias extranjeras completas.

Testimonios.

 

Marcela Aiello, Argentina:

Mi ex esposo secuestró a mi hijo infringiendo la ley hace casi tres meses. El motivo según la sentencia es que la madre es una mala influencia para su hijo.

No hemos sido sicológicamente evaluados, solo preguntados por un Perito que ha mentido en su Informe, me acusa de tener una relación simbiótica con mi hijo, impidiéndole desarrollarse de manera autónoma e independiente. Mi hijo tiene enanismo y también rasgos autistas, mide cerca de 70 cm de altura, no puede alcanzar el picaporte de una puerta, ni alcanzar el interruptor de la luz; además, a causa de una hidrocefalia su cabeza está en desproporción con el resto de su cuerpo, lo que le produce inestabilidad. Por último, a causa de su síndrome tiene movilidad reducida, necesita de un andador y, dependiendo de la actividad que deba hacer, como una excursión con su grupo de clase, debe ser llevado por alguien en silla de ruedas. Ninguno de estos hechos se va a modificar en la vida de mi hijo al ser separado de mí. Con esto quiero decir que el concepto teórico de relación simbiótica está extrapolado de contexto y utilizado erróneamente porque el perito no tiene las calificaciones necesarias para hacer el informe adecuado al caso.

 

Ingrid Gonzalez, España:

Mi nombre es Ingrid González Vicente y esta es mi historia:

El 21 de junio del 2013 mi marido, yo, junto con mis dos hijos nacidos en España emigramos hacia Alemania para trabajar.

Mi hijo Iker Picón González, nacido el 30 de marzo del 2002, llegó a Alemania con un diagnóstico de hiperactividad con agresividad. El momento que empezó la escuela en Alemania les informe de la situación de Iker, como también sobre los cuidados que debían tener con él nada su hiperactividad. La escuela omitió consejos y mejor  decidió llamar al  JUGENDAMT.

El JUGENDAMT se presentó efectivamente dándome alternativas de centros para la educación de mi hijo. En octubre del 2014, Iker ingresó en Heilpädagogium Schillerhaim, 67292 Kirchheimbolanden. Iker estuvo acudiendo a este centro hasta marzo del 2016 hasta que fue expulsado por haber cometido 3 faltas. El JUGENDAMT envió a mi hijo a casa hasta encontrar un nuevo centro educativo.

En agosto del 2016 el JUGENDAMT me informa que han encontrado un centro adecuado para Iker a 200 km. de distancia de nuestro domicilio. Después de conocer el centro accedí a que mi hijo, ingresara firmando un contrato donde mi hijo Iker Picón González iba a estar incomunicado durante 4 semanas por motivos de adaptación. Desde aquel momento no he vuelto a ver a mi hijo, no me han dejado hablar por teléfono.. sólo en contadas ocasiones donde no se me permitía hablar en mi idioma materno y el de mi hijo, vulnerando así nuestros derechos humanos. Intenté de mil maneras comunicarme con el JUGENDAMT pues no estaba de acuerdo con las medidas de este centro. Al JUGENDAMT no le importron mis continuas peticiones, y cuando escasamente podíamos hablar, nunca venía un intérprete.

Nunca me informaron sí Iker avanzaba, de como era su comportamiento, no me comunicaban ni siquiera de las notas escolares. Mi hijo estuvo en el hospital y yo me enteré 2 días después! Al final les comunicamos al centro y al JUGENDAMT que regresábamos a nuestro país porque esta situación no la soportábamos más en nuestra unidad familiar, el 1 de noviembre del 2017 volveríamos a España.

 El JUGENDAMT  nos amenazó con llevarnos al tribunal y así lo hizo. El 19/10/2017 en Amtsgericht Mayen, se realizó el juicio sin que yo tuviera abogado defensor. En el juicio el juez no leyó ni se informó de todos los documentos entregados.  Tampoco se hizo caso de los documentos que llevaba para poder defenderme de las mentiras y falsedades de las que el JUGENDANT me acusaba. El juez me quito la Patria Potestad (SORGERECHT)  de mi hijo alegando que él quería quedarse en Alemania. Dicha supuesta decisión de mi hijo, jamás fue hecha en presencia de su familia. Lo que si guardo es un audio en el que mi hijo me dice que quiere regresar con su familia. Iker Picón González tiene informes de psicólogos y psiquiatras en el cual afirman que tiene una discapacidad y su madurez no es la misma que un niño de su edad.

El juez alega que él no quiere regresar a España y que por esa razón me quitan la Patria Potestad de mi hijo.

 Como madre estoy segura que mi hijo está en Alemania dentro de ese Centro Educativo en contra de su voluntad, porque mi hijo vivió con nosotros 14 años, jamás diría que quiere quedarse y dejar a su madre a su hermana y a su padre, o sea su familia, es totalmente ilógico.

Pido ayuda de todo el mundo, porque aquí nadie nos ayuda.

Ingrid González Vicente.

 María Villa Esparza, Ecuador:

Después de 3 semanas de vacaciones que mi hija pasó con su padre en Palma de Mallorca el año pasado, ya no volvió a ser la misma, el cambio en su comportamiento me preocupó demasiado, pero más difícil fue encontrar la causa, ya que el daño venía de su propio padre, jamás pude imaginarme. ya que hasta antes de las vacaciones fue una niña  extremadamente feliz e inteligente, hasta que después del 4 y 5 de noviembre  que mis hijos pasaron con su padre, descubrí algo muy espantoso y  aberrante. Mi hija fue abusada sexualmente por su padre. El 7 de noviembre hice conocer de ésto al Tribunal de Menores de la ciudad de Bielefeld (Jugendamt). Me dijeron que ellos se harán responsables del caso y  que nos darían todo el apoyo necesario. Entonces asignaron a una supuesta psicóloga, para que le hiciera la valoración y tratamiento, pero después de 5 citas, ésta supuesta psicóloga dijo que no había encontrado indicios de abuso sexual. Pero al ver mi insistencia en  que se le haga una nueva valoración con otro psicólogo y con un ginecólogo, y de la manera más arbitraria, e ilegal, el 20 de febrero del 2018 el JUGENDAMT se la llevó a mi hija de la escuela, aduciendo que yo estoy loca, y lo más grave aún, es que después de 48 horas, se la entregaron al padre. Después de lo que he visto, es que los jueces obedecen las disposiciones del JUGENDAMT, y éste es un caso más de los miles que se han hecho en este País, exponen deliberadamente  y vulneran los derechos más  fundamentales de los niños y de las madres.

Sylvia Mora, Ecuador:

Con tácticas similares, la Sra. Perito sin poseer permisos adecuados para hacer evaluaciones, sin conocimientos de pedagogía para tratar con niños y casos de familia, y sin presentar una sola norma científica en su informe, Me sentencia Bindusintoleranz (Negarse a darle en visitas al padre al niño) y manipulación de mi parte. No se toma en cuenta la tenencia de Fotos Pornográficas juveniles, por parte del padre. La niña de 8 años de edad fue arrancada de mis brazos en los pasillos del Juzgado de Potsdam de forma cruel, violenta y brutal el 21.12.2017 tres días antes de la Navidad. La juez invitó a la niña el día anterior, solo para preguntarle con cual de sus padres ella quería vivir, y luego tomaría una decisión. Sin presencia de abogados, de personas representantes del JUGENDAMT etc. Pero al llegar  al día siguiente su oficina estaba resguardada por 2 guardias de seguridad. La niña fue interrogada, y a gritos decía que quería quedarse con su madre. La voluntad de la niña no fue respetada, y con gran violencia fue arrancada de mis brazos entre los dos guardias de seguridad y su propio padre. En el momento del secuestro no existía aún un papel que avale tan irrepudiable acto. Después de 8 meses, no he podido ver a mi hija sino 2 veces en condiciones humillantes, sin poder hablar mi idioma, como en todos los casos, al solicitar en el juzgado se me concediera visitas, el juez no lo permitió, diciendo que el padre tiene la Patria Potestad total de la niña y él sabe lo que hace.

Se han vulnerado derechos humanos de mi pequeña hija y los míos, se han violentado leyes Fundamentales, y hemos sido tratadas sin ninguna consideración. La tristeza invade nuestros corazones día a día, la vida no tiene sentido para nadie, hijos, madres, familias completas. ES UN HORROR!

 

 

Contamos con tu apoyo. Únete a esta causa.

 

MADRES DEPREDADAS

 Berlín, 05 de Septiembre del 2018

Notas relacionadas:

QUITO (Sputnik) —  La justicia alemana quita la tenencia de sus hijos a las madres extranjeras y nadie las ayuda a recuperarlas, dijo a Sputnik desde Berlín, Sylvia Mora, una ecuatoriana a la que hace siete meses le fue arrebatada su hija, Juliana, para ser dada en custodia a su padre.

“A mi hija me la secuestraron, me la robaron, atentaron contra los derechos humanos míos y contra la libertad de mi hija”, relata Mora desde la capital alemana donde de manera desesperada busca formas de contar su historia.

Juliana tiene actualmente ocho años y la justicia decidió el pasado 21 de diciembre separarla “arbitrariamente” de su madre y entregar la patria potestad a su padre, de origen alemán, quien, según afirma Mora, no vio a la menor durante “dos años completos” y entre 2015 y 2017 “desapareció, nunca le llamó, ni nada”.

Niña refugiada (imagen referencial)

La madre comenta que luego de mantener un sistema de visitas acordado tras su separación, en 2013, descubre que su expareja consumía pornografía juvenil, que se conoce como hebefilia, y solicita a las autoridades que los encuentros con la niña sean supervisados.

“Temiendo por la seguridad de mi hija, acudí con esta evidencia (pornografía juvenil) hacia la policía, pero tras el pago de una multa en el tribunal penal, el caso fue cerrado y a partir de allí recibí constantes denuncias llenas de mentiras y sin motivo alguno”, anota la madre.

A finales de 2016, el padre interpuso una demanda en su contra para retirarle la patria potestad y desde allí Mora vio cómo todo se vino abajo, pues “en la primera sesión que tuvimos con la perito ya me dijo que me iba a quitar a la niña”.

Los pies de un bebé (archivo)

En noviembre se conoció el informe del perito que se señalaba que la ecuatoriana padecía de Síndrome de Alienación Parental, un aparente trastorno que no está reconocido por la Organización Mundial de la Salud ni por Asociación Americana de Psiquiatría. Sin hacer constar este supuesto síndrome, la jueza decidió entregarle la custodia de Juliana a su padre aludiendo manipulación infantil, a pesar de que la voluntad de la niña, expresada en el juzgado, era permanecer con su mamá.

Asimismo, asegura que durante la audiencia expusieron argumentos discriminatorios, como que la infante “era rubia y que por eso le pertenecía al papá”, y también “dijeron que es muy normal que los hombres vean cuerpos de jovencitas”, en referencia a las fotografías que descubrió años atrás.

A partir de allí, Mora ha visto únicamente dos veces a su hija, siempre acompañada y con la condición de hablar en alemán; la última vez ocurrió en junio, cuando la menor le entregó una nota que decía: “Amada mamá, ¡auxilio! mi papá me quiere matar, y no me trata bien. Yo amo a mi madre. Tu Juliana”.

A pesar de que denunció el hecho ante la policía, no tuvo respuesta, y lo mismo ocurre con los recursos legales que no son contestados.

Para Mora, esta es “una práctica sistemática” que están aplicando con “muchas madres a las que les está pasando lo mismo”, aludiendo a “ese mismo síndrome que no existe” y con el cual “están sorprendiendo a las madres que nos sabemos de leyes ni de nada” y que se enfoca “específicamente a mujeres latinas y extranjeras”.

El campo para hijos de migrantes en EEUU

De allí que cuenta que varias mujeres en su condición se han contactado con ella por historias similares y les ha pedido relatar su historia para dar más fuerza a lo que piden: justicia, pues Mora denuncia además que en el proceso no le proporcionaron asistencia intercultural ni “una persona que me ayude con la traducción de las partes legales”.

Ahora el interés de esta madre es que su historia se difunda y que llegue incluso a las autoridades ecuatorianas y alemanas que, según explica, no han sabido darle mayor respuesta ante su situación.

Para ello usa su espacio de redes sociales, creó una página de la red social Facebook denominada “S.O.S para mi pequeña Juliana”, donde cuenta su historia y pide al mundo compartirla.

5 Comentarios

  1. Por favor, estamos en el siglo XXI y estas cosas siguen sucediendo???
    Divulguemos estas situaciones para que sean conocidas y que el mundo se entere de esta operativa de la Justivia Alemana.

  2. Hola panoramasnews,

    el artículo acierta al 100%. Es la primera vez que leo un escrito en castellano tan sumamente detallado sobre el secuestro administrativo que está ocurriendo en Alemania.
    Puedo corroborarlo, además, de que eso ocurre así vorazmente todos los días.

    Lo que es imperdonable es que, no veo quien lo ha escrito, no encuentro el nombre de Sylvia Margarita Mora Guerra en redes sociales, ni el de Mujeres Depredadas ni ningún dato de contacto. ¿Cómo es posible? Si estas madres y estos padres están denunciando unidos ante todos los organismos que el artículo cita, ¿cómo es que no tienen una página en algún lado en Internet? ¿Tan anónimas quieren permanecer? No me lo creo. Una madre peleona llegará a donde tenga que llegar para recuperar a su cachorro.

    Ruego actualicen esto. O páseme estos datos aunque sea por privado. Yo hablo públicamente sobre esto. #Pasión que conecta.

    Un abrazo afectuoso,

    ►► Nóel Odanen – Autora y filántropa – NO al maltrato. ¡Cambia la opresión en oportunidades! ¡Desata tu #Pasión ! http://www.noelodanen.com

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*