Periodistas chilenos sufren espionaje, persecución política y censura.

Publicidad

Mauricio Weibel no sería el único periodista espiado por las Fuerzas Armadas y Policías chilenas.

Luego que un reportaje del medio La Tercera diera a conocer que el periodista Mauricio Weibel sufrió escuchas telefónicas por parte del Ejército, las que fueron reconocidas por la institución, surge la interrogante de cuántos más profesionales de las comunicaciones están siendo espiados y vigilados por las policías y fuerzas armadas.

La confesión del ejército no deja dudas. “Inteligencia del Ejército asegura que todos los chilenos están sujetos a escuchas telefónicas”

¿Por qué y con qué autorización legal el Ejército, que tiene por principal misión resguardar la seguridad nacional de amenazas extranjeras, podría sentirse con el derecho de espiar a sus propios ciudadanos?

Aunque el jefe de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), Guillermo Paiva, descartó que ahora se esté realizando seguimiento a periodistas y aseguró que nadie está por sobre la Ley de Inteligencia. Es poco probable que esto sea verdad, ya que el Ejército ha demostrado una cultura de encubrimiento de ilícitos, corrupción y malas prácticas. En donde, en las mayoría de los casos los denunciantes terminan siendo sancionados y los acusados en la impunidad.

La Comisión de Control del Sistema de Inteligencia del Estado sesionó en un encuentro de carácter privado. En la instancia estuvo el ministro de Defensa, Alberto Espina, y el jefe de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), Guillermo Paiva.

Tanto la autoridad política como la militar pusieron en conocimiento a los parlamentarios de las operaciones Topógrafo y W, entregando a grandes rasgos los objetivos que planificaron al momento de pedirle a un ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago las autorizaciones para llevar a cabo tales indagaciones.

Todo esto, a pesar de que los cuatro militares de Topógrafo y el periodista, Mauricio Weibel, de operación W, solamente estaban denunciando corrupción al interior del ejército.

En la oportunidad el Ejército sí reconoció que hasta enero de 2018 escucharon a militares. Sin embargo, no se precisó si en la actualidad han desarrollado operaciones de este tipo contra uniformados activos.

“La escucha telefónica es legal y no le voy a poder si decir a periodistas o no, pero nadie en Chile no está sujeto a las leyes y la escucha telefónica, no la escucha, los procedimientos especiales de obtención es una Ley de la República a la cual estamos sujetos todos los chilenos”, precisó Paiva a radio Bíobío.

Para Bruno Sommer fundador del periódico El Ciudadano la situación del periodismo independiente chileno es grave:

“En el tema de las escuchas telefónicas no solo hay responsabilidades de quienes están detrás de ellas; policías y militares, si no también de las compañías telefónicas, que permiten estas operaciones contra profesionales de la comunicación. Que los uniformados se respalden diciendo con que cuentan con permiso para espiar, ni quita la falta de tino y ética en su actuar”

Por su parte, Patricio Mery Bell, periodista y ex asesor de la vicepresidencia del Ecuador señaló que el fue víctima de espionaje por parte de Carabineros de Chile:

“Creo que los periodistas chilenos tenemos el derecho de saber cuántos de nosotros fuimos víctimas de este atentado contra la Ley de Prensa y la Libertad de Expresión, que establece, por ejemplo: el derecho a resguardar la fuente”

“Yo me reuní varias veces y hablé con el capitán Harvey por su caso, el me advirtió que el Ejército nos estaba siguiendo, por eso creo que la institución está ocultando información,  no está diciendo toda la verdad, ellos no pueden espiar a periodistas o abogados, ambos tenemos el derecho al secreto de fuente”

Mery Bell agregó “Yo sé que Carabineros contrató a una empresa externa para espiar mis redes sociales y que fui víctima de escuchas ilegales justamente cuando investigaba el caso de escuchas telefónicas ilegales realizadas en contra de diputados y senadores, situación que me llevó a ser acusado por Bruno Villalobos ex General Director y ex Director de Inteligencia de Carabineros  en la Fiscalía por infracción a la Ley de Inteligencia”   ver nota.

Sommer complementa la idea de su colega y denuncia amenazas y persecusiones.

“Periodistas de nuestro medio han recibido hasta amenazas de muerte, personalmente me intentaron meter preso al perder una demanda por injurias. No importó que lo que expusiera El Ciudadano fuese verdad si no la honra del aludido. Que en Chile los temas relacionados al ejercicio del periodismo se sigan pagando con penas corporales, habla de lo atrasados que estamos en materia de libertad de expresión”

Lo que relata el periodista y fundador del medio independiente El Ciudadano no es algo aislado, al periodista Patricio Mery el año pasado fue detenido por el OS9, por negarse a entregar antecedentes sobre denuncias de corrupción en la hoja de vida del ex General de Carabineros Hermes Soto, el mismo profesional cumplió arresto domiciliario nocturno por un juicio que le levantó el ex General Director de Carabineros, Gustavo Adolfo González Jure, sindicado como el autor material de un crimen de Lesa Humanidad durante la dictadura de Pinochet y actualmente procesado por delitos de corrupción y fraude al Fisco.

Según fuentes de inteligencia, que solicitaron mantener el anonimato, otros periodistas espiados por Las Fuerzas Armadas y Carabineros serían; además de Mery y Sommer, Javier Rebolledo, Mónica Rincón, Francisco Marín, Pedro Cayuqueo y Kena Lorenzini, otra arista no informada por las Fuerzas Armadas y Carabineros, son los periodistas de medios de comunicación que realizan informes de inteligencia sobre sus colegas, dirigentes sociales y políticos.   

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*